Morón: Los taxistas se retiraron de una reunión con el gobierno local, que blanqueó la intención de regular a Uber

La apertura del aeropuerto de El Palomar abrió varios frentes de batalla, entre ellos el de los taxistas contra cuaquier otra forma de transporte de pasajeros en esa terminal. El conflicto comenzó hace un año, pero en enero el Municipio formalizó conversaciones para avansar con una ordenanza que regule la actividad. El sindicato de taxis, que no quiere habiliten a Uber, ya está en pie de guerra y el viernes pasado, según el oficialismo, se negó a participar de una reunión.

En rigor, la comisión de Transporte del HCD viene conversando el tema desde por lo menos mayo de 2018. A fines del año pasado se le habilitó una terminal, junto con otros cambios en torno a la Base Aérea, que incluyó también a los colectivos, al tránsito y a los indicadores comerciales. La oposición casi siempre se mostró disconforme. Y ahora, tanto desde Unidad Ciudadana como desde el Frente Renovador salieron a respaldar la queja de los taxistas, que han tenido más de una denuncia por la forma en que defienden su negocio (como se vio en los videos que circularon en el Aeropuerto».

El gobierno presentó un «proyecto de Ordenanza que contemple la convivencia pacífica de éstos y Uber preservando las fuentes de trabajo». Pero precisó que el sindicato no ingresó al encuentro del viernes «porque exigía la participación del representante de Taxistas Unidos, Marcelo Boeri», a quien acusó de falta de «representatividad y jurisdicción local».

La reunión fue convocada por Matías Palotti, secretario de Gobierno; Analía Zappulla, presidente del HCD; Bernardo Magistocchi, secretario de Seguridad; y Diamela Alvarito, directora de Tránsito y Transporte.

«En función a la responsabilidad ejercida como gobierno, con el Aeropuerto El Palomar operando vuelos comerciales que utilizan miles de pasajeros, y con el objetivo de brindar soluciones que beneficien a todos los vecinos, las autoridades del Municipio decidieron mediar para lograr una convivencia entre Uber y taxistas», comunicó el estado local

Los funcionarios no aceptaron la participación del representante de la Asociación Taxistas Unidos, y a partir de la negativa los choferes decidieron interrumpir el diálogo.

«Lamentablemente es conocido el accionar violento de ciertos personajes. Somos un gobierno presente y por pedido del Intendente Tagliaferro estamos estudiando y analizando el tema pero del otro lado están planteando una movilización para mañana, molestando a los vecinos», indicó Palotti.

«Es preocupante que amedrenten a sus propios compañeros para que no ocupen sus respectivas paradas, con el único objetivo de acrecentar el conflicto. Para nosotros es esencial que todos los choferes puedan preservar sus fuentes de trabajo y ser intermediarios para que haya una convivencia pacífica dentro del distrito; pero no compartimos esta manera de actuar», argumentó. Datos extraoficiales indicaron que hay 7000 choferes de Uber en la Zona.