Primer día ¿normal? de clases: Tensión por paritarias, obras que se inauguraron y el regreso del «último primer día»

Este lunes se cumplió no sólo con la vuelta a las aulas en el ciclo secundario, sino también con el servicio primario a nivel estatal, luego de los paros concretados la semana pasada por Ctera y la FEB, con acatamiento dispar en la Provincia. Por supuesto, los gremios volvieron a reclamar por una nueva oferta paritaria. Ajenos a la política, estudiantes de 5to año de colegios privados clase media volvieron celebrar el «UPD».

Tras una semana de paros y marchas (incluyendo el asueto por el Día de la Mujer) el SUTEBA volvió a reclamar por los salarios. Su titular y posiblemente candidato de Unidad Ciudadana Roberto Baradel, pidió «que nos convoque a paritaria para discutir aumentos de sueldo, los 16 puntos que perdimos de poder adquisitivo en 2018 y asuntos relacionados a la infraestructura escolar».

Adelantó que esta semana los distintos sindicatos -Suteba, Feb, Udocba, Sadop, AMET y UDA- llevarán a cabo asambleas «para definir la continuidad de las acciones a adoptar», por lo que no descartó la convocatoria a nuevos paros.

La Provincia ofertó igualar la inflación de este año, más un 5% de recomposición por el 2018. «Terminan de pagar en 2019», concluyó Baradel. En 2015, el entonces gobernador Scioli ofrecía un 40% de recomposición con tal de cerrar las paritarias. Lo terminó de pagar Vidal.

Como sea, las clases tuvieron su primer día de normalidad. Esto incluye algunas buenas noticias como la mudanza de la ES9 de Castelar Sur, que tenía un edificio en obra desde 2011. Lo curioso es que estaba paralizada desde 2015. El terreno era del polideportivo Gorki Grana (cedido por el Gobierno porteño) y las paredes se levantar con financiamiento de Nación. En los últimos meses el Consejo Escolar de Morón pudo gestionar los recursos como para terminar las redes de luz, gas y el mobiliario necesario para mudar a los chicos de esa escuela.

Eran tres obras inconclusas. Quedan dos: las secundarias 43 de Morón y 32 de El Palomar. En esa localidad estuvo de visita la propia María Eugenia Vidal. Es que en la Primaria 5 había sufrido la caída de parte del techo, por un tornado en abril de 2018. El edificio, como otros cientos en el GBA, estaba en obra por el estado de deterioro general. Y se había convertido en un caballito de batalla de Cambiemos y de la oposición.

Tal como ocurrió la semana pasada, fueron los funcionarios de Cambiemos los resaltaron el inicio de clases. Los intendentes del PJ fueron muy cautos y, atentos al paro docente, no se mostraron ni siquiera en un jardín municipal.

Ajenos a todo, algunos estudiantes volvieron más que felices a clases. Se anticipan a un final de ciclo. Son los arlequines de «el último primer día». Sucede en escuelas de clase media para arriba. Los padres los acompañan. Y apañan. Y las autoridades tratan de sobrellevar la situación. Hoy volvieron a cortar el centro de Ituzaingó, la calle Alvear; y Sarmiento y Santa Rosa (Mc Donalds) volvió a ser centro de atención.