Con Moreau y un hijo del ex intendente radical García Silva, el kirchnerismo inauguró un local «alfonsinista» en Morón

Anoche, el diputado de Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau inauguró la base moronense (Grant 310) de su «Movimiento Alfonsinista». Lo hizo junto a uno de los hijos del exintendente Norberto García Silva, a los concejales de Unidad Ciudadana y al precandidato Lucas Ghi.

Entre los asistentes estuvieron Jimena Lusa, referente de Mujeres Irrompibles, y militantes de La Cámpora, Agrupación Gelbard y del Socialismo para la Victoria, entre otras agrupaciones K.

La jornada se dio precisamente en el mes de los homenajes al ex Presidente, ahora convertido en ícono de la Democracia, pero denostado por todo el peronismo (de derecha a izquierda) durante y después de su gobierno. El MNA nació en diciembre de 2014, como parte de una estrategia electoral que todavía no se imaginaba ni por asomo a Macri Presidente.

El 12 de marzo fue el natalicio de R.A. En la sesión del jueves pasado, el bloque sabbatellista aprovechó los homenajes para pedir por la colocación del busto de Néstor Kirchner. En mayo del año pasado se aprobó colocar la imagen de Alfonsín en la Plaza San Martín. Luego Cambiemos votó por sacar a la de Néstor. El concejal Hernán Sabbatella pidió el jueves reponer uno y cumplir con la ordenanza en el otro caso.

«El busto de Alfonsín lo va a pagar el partido, la UCR. Igualmente se tanto les importa y quieren colaborar…», lo chicaneó el concejal de Cambiemos y dirigente radical Rolando Moretto.

Anoche, Rodolfo García insistió con el tema: «Derribar figuras de la democracia y demorar los homenajes a Alfonsín, incumpliendo una ordenanza, no hace más que generar un clima de violencia institucional que va en desmedro de la Democracia», expresó. El hijo del último intendente radical también salió a respaldar al sabbatellismo en 2015, cuando Nuevo Encuentro buscaba cómo evitar una caída segura.

El 31 de marzo se cumplirán 10 años del fallecimiento del Padre de la Democracia, del impulsor de plan de Alfabetización, del que se enfrentó a las Juntas Militares y a los carapintadas; y a la Iglesia, por apoyar la ley del Divorcio. El que se fue poco antes de terminar su mandato en plena crisis inflacionaria. En abril de 2009, el entonces presidente del HCD, Enrique Louteiro (NE), pidió un minuto de silencio «a pesar de las diferencias» que tenía el ex frepasismo con el «viejo», a quien culparon en 2001 por la categórica derrota ante el PJ en Morón.

La única que lloraba fue la entonces concejal Ana María Domínguez. La ex asesora de Titi Martínez fue una de las radicales que se quedaron en el Gobierno de Sabbatella cuando se desarmaba la Alianza y desde el Municipio trazaban una línea divisoria entre ellos y nosotros.

24 de Marzo

Agrupaciones de DDHH, la diputada Mónica Macha y concejales de Unidad Ciudadana realizaron el viernes la tradicional «Caravana por Memoria, Verdad y Justicia», que terminó en la sede de la ex RIBA (Entre Ríos y San Martín) en Morón. Allí pidieron por seguridad en el lugar, que estaba prácticamente intacto, hasta el incendio del mes pasado. No había cosas de valor. Sólo recortes de diarios y revista de la época.