24M: De Estela de Carlotto a los barones del Conurbano

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto, remarcó este domingo que «no es una fecha de celebración sino de memoria». A 43 años del último Golpe de Estado militar, el kirchnerismo marchó al acto central, mientras que la izquierda tuvo su propia columna.

Previo al acto de Abuelas y Madres Línea Fundadora, Carlotto dijo que «todos los genocidas que están siendo juzgados y condenados en tribunales regulares con derecho a defensa en juicio no confiesan ni se arrepienten y prometen volver a hacer lo que hicieron si fuera necesario».

Expuso que ello «nos mueve a decir ‘no queremos eso’ y a asegurar a las generaciones futuras y actuales que no queremos que les ocurra lo que les pasó a nuestros hijos por ser pensantes».

En dos actos

Como cada año, las columnas ingresaron por Avenida de Mayo, cargando la bandera con los rostros de todos los desaparecidos, que fue escoltada por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

En paralelo, las organizaciones sociales, políticas y sindicales, ingresaban a la plaza siguiendo el estandarte y por las diagonales norte y sur, dando vida a una verdadera marea humana que se extendía desde la Pirámide de Mayo hasta la avenida 9 de julio.

Si bien la mayoría de los espacios sentaron su punto de encuentro en las inmediaciones del centro, el kirchnerismo, conducido por Máximo Kirchner y Axel Kiciloff, marchó de la exESMA hasta el acto central.

Al igual que en ocasiones anteriores, la jornada concluyó con la lectura de un documento consensuado por los organismos de DDHH, en el que se advirtió que “la democracia está en peligro”.

En ese espacio se moviero de La Cámpora y el Nuevo Encuentro hasta el peronista intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, quien a comienzos de 2000 prohibió un acto de Nora Cortiñas en la Plaza 20 de Febrero por considerar que atentaba contra la pacificación nacional (motivo por el cual fue silbado durante un acto y decidió apartarse de cualquier encuentro de DDHH durante más de una década).

«Reclamamos a todas las instancias judiciales que aceleren los juicios por delitos de lesa humanidad. Para los familiares, el paso del tiempo no alivia el dolor. Lo que repara es la justicia», exigieron los oradores.

Y agregaron: «Estamos en esta Plaza porque queremos seguir defendiendo la democracia, que hoy está en peligro. No tener derecho al trabajo, a la alimentación, a la salud, a la educación y a la vivienda, genera pobreza y hambre».

El escrito, de 18 páginas, fue leído por varios de los organizadores mediante tandas ante una multitud que no dejó de manifestar su rechazo al gobierno del presidente Mauricio Macri; y en particular a la labor de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; y del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

En tanto, una vez concluida la movilización principal se dio lugar al ingreso del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, que se congregó desde las 15 horas en el Congreso y que movilizó a la Plaza de Mayo con nutridas columnas conformadas por la izquierda trotskista y demás expresiones de izquierda.

De esa concentración participaron dirigentes como Myriam Bregman y Néstor Pitrola, del Frente de Izquierda y los Trabajadores; Alejandro Bodart del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional.

Por su parte, el presidente Mauricio Macri anunció que el mes próximo el gobierno de Estados Unidos hará una nueva entrega de archivos desclasificados de la última dictadura «con importante documentación militar» que «serán fundamentales para que la Justicia pueda avanzar en causas del pasado, aún pendientes, de una de las épocas más oscuras de la historia argentina».

El jefe de Estado realizó el anuncio a través de las redes sociales, en ocasión del 43º aniversario del golpe militar.

«Hace tres años iniciamos el pedido al gobierno de los Estados Unidos para que desclasifiquen los documentos en su poder sobre la última dictadura cívico-militar en la Argentina. Desde entonces ya concretamos dos entregas de material y el próximo mes se hará una más con importante documentación militar», escribió Macri en sus cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.