Con 600 modificaciones al anteproyecto original, el HCD de Hurlingham aprobó el primer Código Urbano independiente

Por unanimidad y luego de introducirle infinidad de modificaciones al proyecto que había bajado el año pasado del Ejecutivo, el Concejo Deliberante aprobó el primer Código Urbano desde su independencia del Partido de Morón, en 1995.

Las reformas fueron confeccionadas por los concejales tanto de Unidad Ciudadana, como de Cambiemos, que al pasar fustigaron al anteproyecto, que el año pasado tuvo que pasar por Audiencia Pública pero luego no encontró consenso.

La concejal K Cecilia Sáenz remarcó por el oficialismo los mecanismos de participación que hicieron posible las correcciones y modificaciones al proyecto original presentado en septiembre del año último por el intendente Juan Zabaleta y por el titular de la Unidad de Planificación Estratégica, Lautaro Aragón. Del mismo modo, destacó la participación vecinal en la Audiencia Pública y que muchos de esas posiciones fueron incorporadas al sancionado COU.

«Escuchamos el pedido para preservar la identidad de Hurlingham, con cambios de zonificación que en algunos casos no habían sido contemplados; del mismo modo, se introdujo una merma del 42% la densidad que promovía el proyecto original y así determinar un desarrollo más armónico del distrito. También tomamos de la Audiencia el pedido de zonas de protección a algunos barrios, como el Cosmopolita; ampliamos las zonas de uso específico y que cuando se incorpore algún desarrollo, sea este Concejo y la ciudadanía quienes debatan y decidan si es aprobado o no», describió.

«También trabajamos con correcciones sobre la grilla de usos, que es la que determina qué se puede o no hacer en una ciudad y en cada una de las zonas. Y es fundamental que el plazo de corrección de este Código es de un año, con lo cual dentro de un año vamos a poder reunirnos para evaluar las distintas situaciones que se produzcan respecto a esta norma», agregó.

 

Luego, Lucas Delfino y Alfredo Carrasco, por Cambiemos; y Fabrizio Acuña, del Frente Renovador, entre otros, destacaron el trabajo en conjunto dentro de las comisiones del Concejo y con la Presidencia a cargo de Martín Rodríguez.

«Hoy es un día muy especial -dijo Carrasco – y creo que ese boceto de Código que se envió a este cuerpo fue el disparador para trabajar en conjunto por Hurlingham junto a funcionarios como el actual Jefe de Gabinete. Hoy es como un nacimiento de Hurlingham».

Por su parte, el concejal Delfino añadió que «desde el primer día planteamos el crecimiento pero con respeto a su identidad e idiosincracia. Y en ello estuvimos junto a todos los bloques y la presidencia del Concejo. Un COU es algo aspiracional que siempre debe ir trabajándose, repensándose, con la participación de vecinos y entidades y propuestas que muestran que éste es el camino que es en realidad un punto de partida para construir el Hurlingham que soñamos».

En tanto, Acuña recordó la gestión de su padre y ex intendente, Luis Acuña. «Hoy aprobamos un COU, pero no hay que olvidar que sin muchas de las obras que se realizaron durante aquella gestión, este Código no hubiera sido posible», apuntó.

El proyecto tratado ayer, comunicó después el propio Delfino, contemplaba «más de 600 modificaciones cuyo fin fue preservar la identidad de Hurlingham, respetando la voluntad de los vecinos y a su vez apoyando el desarrollo equilibrado.»

Por otro lado, reducido a un segundo plano, pasó también por el recinto la Rendición de Cuentas de 2019 de la gestión Zabaleta. El Balance Municipal se terminó aprobando por mayoría, con los votos en contra del bloque de Cambiemos.