Ramal Sarmiento: El proyecto del Soterramiento podría transformarse a partir de Villa Luro, para ser un «Viaducto»

Aunque el gobierno no lo confirmó (de hecho lo niega), el diario Clarín publicó ayer que se analiza la posibilidad de transformar el proyecto para Soterrar el ramal del FFCC Sarmiento a partir de la estación Flores y hasta la terminal de Once en otro viaducto.

La información trascendió justo cuando el Presidente Mauricio Macri inauguraba el viaducto del ramal Mitre. El cambio de planes tendría que ver con lo económico, pero dependerá de otra gestión (es decir, otro período de Gobierno) y no cambiará el soterramiento que ya se comenzó a construir entre Haedo y Liniers. El túnel se frenó en marzo y desde entonces se empezó a completar con ese tramo, primero del Plan.

El plan que evalúan en Gobierno sería que el ferrocarril Sarmiento se eleve como viaducto en el tramo que va de Flores a Caballito, para luego seguir en trinchera hasta Once.

Fuentes de Transporte confirmaron que «sería una alternativa en conjunto». En el Gobierno insistieron con que «el soterramiento del Sarmiento continúa», luego de que a principios de año la tuneladora atravesara la avenida General Paz y llegará a Villa Luro.

«La máquina salió para hacerle el mantenimiento y mientras continúan las obras subterráneas. Paralelamente continúan las conversaciones para la obtención del financiamiento externo. Todo eso no quita que se hayan evaluado alternativas, pero esto sucede en la mayoría de las grandes obras», dijeron en Gobierno.

Sin embargo, fuentes gremiales aseguraron que, tal como informó Clarín, a principios de año se paralizó la obra, con el cierre de la fábrica de dovelas y el despido de más de 100 trabajadores que se ocupaban en las tareas de excavación del túnel, que ya tiene 7 kilómetros, de una obra que debería llegar a 18 kilómetros.

También cesó la fabricación de anillos de cemento (dovelas) para el túnel. Y suspendieron unos 20 contratos con proveedores, que tenían a su cargo los 60 camiones que transportaban el barro que se sacaba del túnel y la provisión de insumos, como armazones de hierro y el cemento para las dovelas, entre otros.

El consorcio del soterramiento del Sarmiento está formado por la italiana Ghella, con el 71%; y la local Sacde (ex Iecsa, propiedad de Marcelo Mindlin), con el 29%. Ante los llamados de Clarín, el consorcio prefirió no hacer declaraciones.