En Merlo, Fernández arrancó la campaña con un homenaje que evocó la etapa de recuperación del primer gobierno K

Hoy, con un locro en Ferro y un acto en Merlo junto a Cristina Kirchner y Gustavo Menéndez, el presidencial de Unidad Ciudadana Alberto Fernández largó la campaña en Capital y el Conurbano. «Vamos a hacer lo necesario para sacar a la Argentina de la situación en la que la han puesto», sostuvo el candidato de la senadora.

“Mis primeras palabras son para agradecerle a Cristina la grandeza que ha tenido de que yo la acompañe en la fórmula”, expresó Alberto desde el escenario del parque municipal «Néstor Kirchner», rebautizado por el intendente K, especialmente para los 16 años de la asunción del expresidente y en el marco de la campaña K. El espacio estaba dividido en dos: la antigua quinta «La Colonial» y el parque «El Tejadito», ambos de la Municipalidad. Allí hubo espacio como para albergar a 40 mil personas.

“Para todos nosotros el 25 de mayo no es un día normal, es el día del comienzo de nuestra historia. Además, es otro día especial para mí porque es el día que llegamos con Néstor a la Presidencia”, recordó el ex jefe de Gabinete y reciente vocero de CFK.

“Yo tengo una ventaja respecto a muchos. Yo estuve en ese labertino y sé cómo salir del laberinto. Cuando tuvimos que enfrentar esos problemas, en el despacho de al lado tenía a un tipo que tenía claro lo que había que hacer. De Néstor Kirchner aprendí cómo hacerlo. Los que están acá son argentinos que están convencidos de que somos una puerta de salida, pero les pido que vayan a convencer a otros argentinos, a los que creyeron y los defraudaron», expresó el abogado.

“Vamos a resolver los problemas como hicimos con Néstor. No podemos estar en paz con este Gobierno”, continuó. Como Nèstor, Fernández podría asumir en un contexto económico difìcil, pero después de que otro gobierno hiciera el trabajo sucio.

A los ojos del peronismo, Duhalde (como Nèstor y Cristina) no tuvo nada que ver con el menemismo y la desindustrialización nacional. A ojos del peronismo, fue De la Rùa (como Macri) el que chocò la Ferrari. Claro que el 2002, año de la salida de la convertibilidad, dejò un tendal de pobres mucho mayor que en las gestiones de Menem, De la Rúa o Macri.

La salida de la convertibilidad K, de esa burbuja, fue tarea de Cambiemos. La caìda más profunda de la economìa se produjo hace un año gracias a una corrida cambiaria espectacular, que la burgusìa K intentò que fuera «bancaria», y todavìa estamos curando las heridas. El próximo gobierno tendrá la tarea de recuperarla, sì, pero no tendrá que dar malas noticias. El ajuste ya está.

Ajuste, en el idioma de las administraciones K se llama «ahorro», tal como ocurriò en Santa Cruz, donde insòlitamente el kirchnerismo lidera las encuestas.

«Yo quiero decirles que tampoco esperen que dos dirigentes puedan hacer todo», sostuvo Alberto. En este sentido, insistió en la necesidad de una convocatoria a un contrato social: «sectores económicos, empresarios, medios de comunicación debemos celebrar un rencuentro y un contrato social que nos permitan entender que la realización de una sociedad es colectiva».

«Me siento obligada a cambiar este presente», concluyó la expresidenta. El anfitrión del evento y quien ofició de moderador fue el intendente Gustavo Menéndez. También participó del acto el diputado y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, entre otros.

La transmisión fue prolijamente diseñada para que ambos candidatos tengan el mismo espacio, mientras que las figuras políticas y los intendentes quedaron en el llano. Para la cadena chavista venezolana Telesur cubrió el excombatiente Edgardo Esteban.

Más temprano, Alberto Fernández, encabezó este sábado al mediodía un acto en el Club Ferrocarril Oeste, organizado por el Nuevo Espacio de Participación (NEP) para celebrar el día de la Patria y recordar la asunción de NK.