La mortalidad infantil bajó a un nivel histórico en Provincia

La gobernadora María Eugenia Vidal anunció que la mortalidad infantil en la Provincial alzó un piso histórico al registrar una reducción acumulada de un punto en dos años. Con una caída de 0,6 puntos, el índice pasó de 9,9 en 2016 a 8,9 en 2018, mientras que en 2017 había mostrado una baja de 0,4 puntos.

Los datos fueron anunciados por la propia gobernadora y desde su entorno aseguraron que se trata, quizás, de “una de las noticias más importantes del año”.

“Es el resultado de un plan integral de trabajo centrado en mejorar el acceso al sistema de salud en todos sus niveles para brindar una atención que se adapte a las necesidades de cada bonaerense y en el acompañamiento social de los que más lo necesitan”, se explicó.

En la presentación, Vidal destacó que «este logro ocurre en medio de las dificultades económicas». Además, dijo que este dato «es una tranquilidad para los miles de padres y madres que saben que el Estado no los va a dejar solos cuando necesiten recurrir al sistema público de salud».

«Los cambios tienen que ver, fundamentalmente, con acompañar a la mujer embarazada desde el principio del embarazo, trabajando para que se haga los controles», precisó.

En este sentido, Vidal explicó que su gestión avanzó con un programa para mejorar los centros de atención primaria en el Conurbano para que en estos lugares haya «todo el personal, los turnos y el equipamiento que sea necesario».

«Además, esos lugares van a tener, y en muchos ya se trabaja así, promotores comunitarios, que son los que van a buscar a la mamá embarazada a la casa para decirle que se tiene que hacer los controles», agregó.

Por otra parte, destacó también que durante su gestión se han renovado 43 de las 58 guardias ubicadas en la Provincia y se introdujo el sistema SAME.

«Pero, además de las políticas de salud, se suman las de desarrollo social porque no alcanza con atender bien el parto, también es cuando vuelven a casa, y la alimentación que se recibe durante el embarazo y en el primer año de vida», señaló. La gobernadora remarcó que, en el marco de estas iniciativas, la mortalidad infantil fue disminuyendo en el distrito: en 2016 fue de 9,9; en 2017, de 9,5, y el año pasado llegó a 8,9.

«Vamos a seguir trabajando para que esta tasa sea aún más baja este año y que, si seguimos gobernando en la provincia de Buenos Aires, más chicos tengan oportunidad de nacer en las mejores condiciones», cerró la mandataria local.

Del anuncio oficial participaron también los ministros bonaerenses de Desarrollo Social, Santiago López Medrano; de Salud, Andrés Scarsi; y de Infraestructura, Roberto Gigante.

“Al mismo tiempo, se llevan adelante medidas concretas dirigidas a regionalizar las maternidades, ordenar la demanda a partir de los centros de salud de los barrios y al seguimiento personalizado de embarazadas y recién nacidos”, agrega el informe.

La evolución provincial se da en línea con los datos que días atrás dio a conocer la Secretaría de Salud de la Nación, que ubicaron a la tasa de mortalidad infantil dentro de los menores registros de la historia, con una reducción del 4% entre 2016 y 2017.