Un indigente murió al caer al Arroyo Soto en Hurlingham

Vecinos de William Morres aseguran que un indigente discapacitado murió tras caer desde el Arroyo Soto, luego de que un hombre, supuestamente narcotraficante, lo arrojó al lecho. «Quería utilizar la precaria casa del difunto como punto estratégico para comercializar estupefacientes», denunciaron al diario Crónica. No obstante, fuentes policiales aseguran que la víctima se desplomó y falleció. Familiares de la víctima capturaron al sospechoso, que ya estaría en libertad.

Sergio «Vieja» Jara, de 48 años, vivía hace ya un año en una precaria casa, construída con cartón, situada a metros del Arroyo Soto, a la altura de la calle Poeta Romildo Risso. Según denunció el sobrino del hombre a este medio, el sujeto era sometido a diario por un narcotraficante, de 40, que lo golpeaba y lo agredía fisicamente. «El agresor quería usar la vivienda de mi tío para vender droga, era un punto estratégico. Como él se negó a irse, lo mató», dijo Nahuel, de 23.

El joven agregó que los vecinos aseguraron ver cómo este hombre, apodado como «El Paraguayo», tiró al indigente luego de discutir violentamente con él. «Lo empujó y lo dejó morir. Después de tirarlo, se acercó a los testigos, gritó ‘Vieja se cayó’ y escapó corriendo. No es un arroyo profundo, tiene solo 20 centímetros. Sin embargo, mi tío es discapacitado y no se pudo levantar solo», detalló.

En tanto, fuentes policiales aseguraron que el indigente cayó al arroyo, detallaron que el cuerpo de la víctima no presentaba ningún signo de violencia y agregaron que el sujeto falleció a causa de un paro cardíaco por edema pulmonar.

El cadáver permaneció boca abajo desde las 8 de la mañana del martes hasta las 17 de la tarde de ese mismo día. «El cuerpo de mi tío se estaba pudriendo bajo el sol y nadie lo venía a buscar. Dejaron que un montón de personas pasen por el lugar del crimen. Hicieron todo mal», denunció el familiar de Vieja.

Agregó que fue a buscar al acusado hasta su vivienda y, con ayuda de un amigo, logró capturar al sospechoso y llevarlo hasta la Comisaría N°3 de William Morris. Allí, el acusado quedó detenido durante varias horas. Sin embargo, vecinos aseguraron que lo vieron en el barrio y cuando Nahuel fue a cuestionar la situación a la dependencia policial, efectivos aseguraron que fue trasladado a otro establecimiento, sin darle más detalles. El caso está a cargo de la Unidad Fiscal de Intervención de Morón.

«A mi tío lo mataron y quieren cubrir lo que hicieron. Se tiene que hacer justicia, esto no puede quedar así. No nos dan información, queremos saber qué va a pasar con el culpable. Quieren hacernos creer que mi tío se cayó y no es asi, su cuerpo tiene golpes marcados en su cuerpo», sentenció Nahuel.

Fuente: Crónica