Tras una fuerte disputa con La Cámpora, Alberto Descalzo volvió al plan B e irá por la sexta reelección en Ituzaingó

Tras un furioso cierre de listas en el que el PJ de los intendentes y La Cámpora de Cristina y Máximo Kirchner se pelearon por la lapicera y los cargos, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, tuvo que declinar su voluntad de emigrar a la Legislatura bonaerense para encabezar por séptima vez la lista del peronismo: Busca su sexta y última reelección.

Finalmente, el cacique del PJ volvió a fracasar, como hace dos años, en su intento de salir invicto del municipio, dejando a su hijo Pablo como candidato a intendente. El camporismo lo vetó para encabezar la lista de diputados provinciales por la Primera Sección, lo que reactivó el Plan B. Por eso armó una lista de concejales con nombres propios.

Como en 2015, Pablo Descalzo encabezará la boleta para el HCD, lo que lo dejará en la línea sucesoria en caso de ganar por el frente Todos. Lo secunda Emilce Molinas, coordinadora General de Centros de Desarrollo de Ituzaingó y militante del PJ. En tercer lugar quedó el actual secretario de Gobierno, Alfredo Almeida, quien se había acercado al massismo luego de la derrota de 2017 a manos de Cambiemos.

Recién en cuarto lugar aparecen los aliados de este frente: Silvia Castillo, del FR. Y Daniel Larrache, del Nuevo Encuentro.

Fernanda Gómez, Pablo Molina, Aime Ereñu, Nahuel Segovia (SOMOS, el LdS) y Lorena Peña completan la boleta local. Para consejeros escolares presentaron a Gabriela Alonso, Juan Cruz Enriquez y Mariana Villegas.

A todo esto, el socialista K Ariel Basteiro presentó otra lista, que deberá defender en la Junta Electoral para que le habiliten la interna. Hasta la semana pasada buscaba internas junto con el massista Carlitos Acuña. Pero esa posibilidad crecía en caso de que Pablo fuera el candidato. Lo cual no pasó y el concejal del massismo se alineó al PJ.

Más allá de estas diferencias, lo cierto es que Descalzo va por su sexta reelección, que será la última de acuerdo a lo que marca la ley de las Municipalidades desde 2023. La reforma de 2016 tomó el actual período como el primero, aún en los casos de los caciques más antiguos de la Provincia, y acepta una sola reelección consecutiva.