Luzuriaga: Un agente fue detenido y separado de la PSA por disparar contra el auto de una familia y herir a su conductor

Un joven de 23 años fue internado en el Hospital de Morón con un balazo en el tórax. El disparo correspondería a un efectivo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que ya fue detenido y separado preventivamente de la fuerza, ante lo que se presenta como un caso de gatillo fácil. El incidente pasó por una discusión de tránsito en Villa Luzuriaga.

El hecho minutos antes del sábado, en Camino de Cintura, donde luego de haber ido a cenar a un restaurante de San Justo, seis adultos y dos niños circulaban en un Fiat Uno negro rumbo al Hospital de Morón, porque un menor tenía fiebre.

Según informó la agencia de noticias Télam, en el cruce de Camino de Cintura y Venezuela, el Fiat Uno rozó a un Fiat Punto que era conducido por un el oficial principal de la PSA Gabriel Gerber.

De acuerdo al testimonio de los ocupantes del Fiat Uno a Télam, ellos no detuvieron la marcha y luego de que un vehículo Volkswagen Suran blanca les cortara el paso, y sin mediar palabra, comenzaron a sentir disparos de arma de fuego.

Según las fuentes consultadas, desde el Fiat Punto les efectuaron desde atrás cuatro disparos, algunos de los cuales hicieron estallar el vidrio de la luneta trasera.

Uno de los jóvenes que viajaba en el asiento trasero, Santiago Ariel Espada, de 23 años, recibió un tiro que ingresó en su cuerpo por su omóplato izquierdo y salió por el pecho. Siempre según la versión de los ocupantes del Fiat Uno, recién después de los disparos, el ocupante del Fiat Punto se bajó del auto y se identificó como miembro de la PSA.

«Éramos tres familias. Nuestro hijoe estaba mal y cuando salimos del restaurante nos dirigíamos al Hospital de Morón. Yo iba manejando, rocé al auto [por el vehículo de Gerber]. Me iba a tirar a la banquina más adelante para no frenar de golpe. No me dio tiempo, me dio cuatro tiros en la luneta. Uno de los tiros le dio a mi amigo, que hoy pelea por su vida», sostuvo Matías Ferreyra en declaraciones al programa La Inmensa Minoría de Radio con Vos.

En el día de ayer estábamos mi pareja , mi hijo y dos parejas amigas con sus hijas comiendo en una pizzería en San justo…

Posted by Brenda Ludmila on Saturday, July 6, 2019

 

Al advertir que Espada estaba baleado, sus familiares y amigos decidieron llevarlo al Hospital de Morón, donde aún hoy permanece internado, ya que el balazo atravesó uno de los pulmones.

«Ariel (Espada), que venía atrás, empezó a gritar ‘me pegaron un tiro, me pegaron un tiro’, nos bajamos del auto y nos encontramos con un hombre con un arma de fuego en la mano apuntándonos. Mi marido bajó y le preguntó quién era, por qué tenía un arma de fuego, si era policía, y nos dijo que sí, que era policía federa [sic]l. Estaba como fuera de sí, decía ‘esto lo podemos arreglar’, pero nunca nos pidió disculpas ni nos explicó por qué actuó de esa forma. Después se lo llevaron a Ariel y mi marido y yo nos quedamos en Camino de Cintura con el hombre, pero se nos escapó y lo siguió a Kevin, que iba manejando el auto hasta el hospital», sostuvo a C5N Brensa, quien viajaba en el auto.

Gerber, según Télam, había dicho que disparó porque pensó que lo iban a asaltar. El caso es investigado por el fiscal Fernando Quiroga, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de La Matanza, quien en un primer momento no había dispuesto ningún temperamento con Gerber, y solo ordenó que entregara su arma y se le notifique que estaba bajo investigación.

Pero ayer, luego de una serie de testimoniales y los primeros resultados de los peritajes que revelaron que Gerber disparó su arma en al menos cuatro oportunidades, el fiscal dispuso que el efectivo de la PSA quedara aprehendido imputado tentativa de homicidio. Voceros judiciales explicaron que Gerner se negó a declarar ante el fiscal a cargo de la investigación.