Menéndez celebró el 9 de Julio en una escuela de Mariano Acosta, pero le recriminaron por sus viajes y la falta de obras

La mentira tiene patas cortas, pero los intendentes K la exprimen en plena campaña para convertir sus falencias en un punto a favor. En el marco de un acto por el Día de la Independencia, el intendente de Merlo Gustavo Menéndez (que buscará ser reelecto en octubre por el Frente de Todos) culpó al «sistema» de descentralización de recursos por la falta de obras en escuelas de su distrito, cuando le recriminaban a su gestión.

El vice del PJ bonaerense encabezó un acto EP N° 5 de Mariano Acosta, la localidad más lejana y pobre del distrito.

«El 9 de julio es tal vez la fecha patria más importante que tenemos los argentinos, donde nacimos como una nación al mundo. Recordarla hoy e intentar que ese espíritu solidario y valiente, que luchaba por lo más sagrado que tiene un pueblo que es la libertad, nos inspire a cada uno de nosotros«, expresó el intendente Menéndez.

A su tiempo, recordó que «el hospital de Mariano Acosta es una necesidad», cuando la obra no se terminó: «Va a tardar 10 meses, esperemos en un año venir a cortar la cinta».

Pero fue cuando se metió con el tema infraestructura escolar cuando desde el público un grupo de padres se animó a interpelarlo. «Todas las escuelas a las que les falta el pavimento», decía, cuando le recriminaron por la falta de servicios básicos en el barrio.

«Se de la falta de gas. Va a demorar. Hay un sistema que a muchos nos parece que no ha funcionado. Los presupuestos municipales no están preparados para esas obras y se entra en crisis. Es un sistema absolutamente injusto para los municipios», dijo.

La estrategia es a gran escala y se repite en intendentes, concejales, consejeros y candidatos del PJ, incluidos dirigentes gremiales como Roberto Baradel, el jefe del SUTEBA, que no pudo ser candidato a diputado pero ubicó a su mujer en una lista seccional.

«Estamos en contra de la municipalización de la educación», explicó la semana pasada el presidente del Consejo Escolar de Hurlingham Jorge Verón, cuando se lo consultó por los 45 millones de pesos que a junio le había bajado la Provincia a esa Municipalidad en el marco del Fondo Educativo. El cual por la Ley de Presupuesto debe invertirse al menos en un 50% en infraestructura escolar. Ocurre que esto que antes no se usaba para mejorar la educación pasaba a ser parte de la coparticipación municipal. Aunque la gestión Vidal hizo valer esa finalidad luego de la tragedia de Moreno, cuando el kirchnerismo se puso en fila a cuestionar su gestión y se ocultó lo que de manera sistemática ha sido un fenomenal desvío de fondos a las burocracias locales.

Según datos del Ministerio de Economía bonaerense, el municipio de Merlo recibió a junio más de 152 millones de pesos por el Fondo Educativo. Son los municipios, de hecho, reciben muchos más recursos que los Consejo Escolares, con los que tienen que coordinar las obras que hacen falta. Pero en los casos de los gobiernos locales del PJ prefieren culpar a la Provincia por lo que no se invierte y cuestionar al «sistema», en lugar de sacarle rédito político a las obras que deberían financiar. No son recursos municipales, sino descentralizados. La mentira es corta. pero engaña a muchos.1