El Aeropuerto de El Palomar dejará de operar durante la noche por una orden de la jueza de San Martín Martina Forns

El aeropuerto de El Palomar dejará de operar entre las 23 y las 6 horas, debido a una orden judicial que hizo lugar, hoy, a un pedido de un grupo de vecinos que reclama la realización de un estudio medio ambiental, mientras fuentes de la ANAC anticiparon que apelarán la medida, a la que definieron «sin fundamento ni legal, ni jurídico».

La medida fue comunicada al Ministerio de Transporte de la Nación, a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), al concesionario Aeropuertos Argentina 2000 y las empresas aéreas Flybondi y JetSmart, que tendrán a partir de hoy, 30 días corridos para comenzar a implementar la resolución judicial.

Se trata de una medida cautelar dictada por la jueza federal en lo civil y Comercial Federal de San Martín, Martina Forns, ante un pedido en el que se cuestionó el funcionamiento de esa base aérea en horario nocturno bajo el argumento que afecta a quienes viven en las zona aledañas.

Es la misma jueza que había suspendido las obras en la Base Aérea y tomado licencia al momento de definir la situación de fondo, luego de que se realizada la audiencia pública que había ordenado, la cual había sido ciertamente favorable a los argumentos del Gobierno y el Municipio.

Sin embargo, en plena campaña, la resistencia propinada desde el kirchnerismo volvió a dar sus frutos frente a una magistrada a la que había calificado de «traidora» por haber permitido el ingreso de la empresa low cost «Flybondi», que empieza a mostrar sus problemas financieros.

La aerolínea mudará su base en Córdoba, debido a la decisión del gobernador Juan Schiaretti de empezar a cobrarle todas las tasas correspondientes a cualquier compañía. En parte, los precios más bajos de Flybondi tenía que ver con una campaña comercial, pero también con ciertos permisos que tenía. En Morón, por caso, no paga tasa aeroportuaria. Es el concesionaria de la terminal AA2000 la que se encarga de abonar una tasa fija por la actividad al herario municipal.

Además, este año surgió una competidora poderosa como JetSmart, que va sumando vuelos internacionales y de cabotaje. También vuela a Córdoba. En tanto, Flybondi desmintió que tenga problemas graves.

«La compañía tiene base en Córdoba y El Palomar. Hasta ahora cuatro de sus cinco aviones pernoctaban en el aeropuerto bonaerense y el quinto lo hacía en Pajas Blancas. Lo que vimos es que en este momento, operativamente, no resultaba conveniente mantener este esquema», indicaron voceros de la compañía a El Cronista.

Antes de fin de año, la aerolínea comenzará a operar vuelos a Río de Janeiro y a Floraniópolis, en Brasil, y, además, aumentará el número de frecuencias de cabotaje. Con estos nuevos destinos, se juzgó conveniente trasladar la base de Córdoba hacia El Palomar. Sin embargo, desde Flybondi, aclararon que no se trata de un cierre de base, sino que está previsto reabrirla cuando se amplíe la flota.

Una las razones esgrimidas por la empresa tiene que ver con la eficiencia: el avión que pasaba la noche en Córdoba volaba un promedio de seis horas menos que los otros cuatro.

En Córdoba, destacaron los voceros, queda un equipo de 30 personas, que es el doble de los que tienen los demás aeropuertos en los que operan, excepto El Palomar. El ofrecimiento de traslado, en tanto, afecta más que nada a la tripulación.

«El avión que pernoctaba en Córdoba volaba en promedio seis horas diarias menos que el resto de la flota», explicaron desde la compañía.

«A ellos se les ofreció un incentivo económico y ayuda para la mudanza. Algunos ya dijeron que sí y otros todavía no respondieron. El objetivo es que todos sigan trabajando. Es gente que conoce la compañía y todos los procesos de una low cost», explicaron.

Las versiones también indicaban que Flybondi atravesaba un delicado momento financiero, con pérdidas millonarias en dólares mes tras mes.

El mes pasado, Sebastián Pereira, CEO de la compañía había asegurado que aunque aún la empresa no registraba números positivos, estaba muy cerca de lograrlo.

La aérea tiene 570 empleados y es controlada por los fondos Cartesian Capital y Yamasa. Lleva invertidos u$s 70 millones; opera 27 rutas a 17 destinos, tres de ellos, internacionales: Asunción, Punta del Este (en temporada) y, en octubre, iniciará la ruta a Río de Janeiro y en diciembre, a Florianópolis.