Se fue el «Chulo» Rivoira, una gloria de Ituzaingó que dejó una huella imborrable en el Ascenso del fútbol argentino

Héctor «Chulo» Rivoira, uno de los históricos entrenadores del ascenso del fútbol argentino, falleció en la madrugada de este miércoles a sus 59 años. El Club Ituzaingó lo lloró en su última despedida y recordó el Ascenso. Su deceso se conoció un día después de la partida del «Tata» Brown, campeón del Mundo en el ’86.

El fútbol se puso de luto, de repente. Pese a no haber tenido una destacada carrera como futbolista, Riboira dirigió 13 clubes, con campañas memorables en el ascenso. Figura en el León del Oeste. Además, estuvo a cargo de equipo importantes de Primera División, como Huracán, Rosario Central y Quilmes.

Su último paso por Primera fue en la temporada 2009/2010, cuando se hizo cargo de Huracán, que estaba en la última posición de los promedios, y logró que mantuviera la categoría. Actualmente, no tenía club.

El encargado de comunicar la triste noticia fue el club Ituzaingó, club en el que se retiró como jugador, en 1992, y donde debutó como técnico. A través de un mensaje en la red social Twitter no se dieron detalles de lo ocurrido aunque trascendió que el Chulo padecía desde hace un tiempo una grave enfermedad.

No solo era una importante figura del fútbol de ese club. La noticia llegó hasta Alta Córdoba, donde los hinchas de Instituto le guardan un enorme recuerdo ya que bajo su conducción se logró el último ascenso a Primera, en 2004.

Además, como entrenador de la Gloria jugó una semifinal por el ascenso en 2015, cuando agarró el equipo en el puesto 21 y a cuatro puntos del descenso directo y logró llevarlo a aquel duelo de ida y vuelta con Patronato, que fue finalmente el que ascendió. El junio de 2016 dejó Córdoba y se fue a Misiones para dirigir a Crucero del Norte, su último club.

También tuvo un recordado paso por Atlético Tucumán, donde fue el técnico de la campaña que en 2009 terminó con el primer ascenso del Decano a la Primera División, después de coronarse campeón de la B Nacional. Y en Chacarita, al que ascendió en 1999.

Asimismo, llevó a Italiano a Primera en 1986 y a Ituzaingó a la B Nacional en la temporada 1991/92. En el exterior se hizo cargo de Liga de Quito en 2002.