CAME sobre la aliminación del IVA en alimentos: «La medida, para nosotros, corre para el último eslabón de la cadena»

Luego de la confusión (o distorsión) que se hizo sobre la eliminación del IVA a productos de la canasta básica, desde la Cámara Argentida de la Mediana Empresa (CAME) compartieron la interpretación de que ese descuento pesa sobre el valor fijado en la venta al consumidor final (público) y no en toda la cadena, como en un principio anunció el Gobierno.

«La semana pasada presentamos al Gobierno una serie de medidas y una de ellas era la devolución del IVA sobre los alimentos, pero nuestra propuesta era que se devuelva en la tarjeta de débito del consumidor ya que hoy todo el mundo tiene tarjeta de débito, el jubilado, el pensionado, el que tiene planes. Queríamos que cuando pague con débito se le haga un crédito. Esto es porque asegura dos temas. Primero, el comercio, el supermercado, no se queda con el IVA. No aumenta el precio para hacer una devolución ficticia, y asegura que el IVA realmente vuelva al consumidor. Segundo, blanquea la economía. Es una forma de que todo aquel que venda, tenga que hacer la factura. Aparentemente se instrumentó de otra manera», explicó esta mañana Pedro Cascales, secretario de prensa de la CAME.

La consulta surgió en el programa Estación Central (Mpquatro radio online) por las distorsiones surgidas entre los propios empresarios y comerciantes. Hay productos que no se consiguen sin el IVA porque los almacentes no quieren cargar con la financiación del 21% (pasado a crédito fiscal cuando se compra la mercadería con el impuesto incluido).

«También hay un debate sobre sacar el IVA a toda la cadena, y nosotros no pensamos así. Son 14 los productos esenciales en los que aplica la medida, y el comercio que vende cientos de productos, siempre tiene un crédito fiscal, siempre tiene saldo para compensar por esos 14 productos donde no recibe el IVA», indicó Cascales. Y agregó: «Los mayoristas podrían pedirlo porque hay algunos clientes que hacen un pool de compras, pero por lo general esto no es necesario».

«La verdad, la medida no está clara. Nosotros entendimos que era en el último eslabón, y nos parece lógico. Los supermercados chinos están en contra y no entiendo, si uno factura todo en blanco siempre tiene IVA para poder compensar. No es muy entendible la oposición a esto», opinó el dirigente de la cámara más amigable con la Casa Rosada.

A su criterio, supermercadista o almacenero «no debería financiar nada» extraordinario: «El comercio siempre tiene que pagar IVA. A menos que ese mes haya comprado mucha mercadería y haya vendido muy poca, por lo general todos los meses entre lo que vende y compra siempre tiene un saldo a pagar. Como son sólo 14 los productos que no van con IVA siempre tiene un remanente que IVA a pagar y por lo tanto no debería sentir un perjuicio. Exceptuando a los comercios que sólo venden esos 14 productos, que puede verse en alguna zona que se de esa situación en particular».

Respecto al supuesto alivio en los precios (entre 15 y 18% según Defensa del Consumidor) en CAME «aún no medimos si la medida tuvo éxito o no, porque hay una disparidad de precios muy grande». «Le recomendamos a la gente que no vaya y compre en el primer lugar, que camine y compare. Pero el problema es que cuando hay inflación alta uno se marea y ya no sabe los precios, es muy difícil comparar. En general el comercio traspasa lo que recibe de fábricas y mayoristas y los productos esenciales por lo general están atados a grandes grupos que monopolizan las harinas, el azúcar, el aceite y los fideos. Si esos grandes grupos aumentan los precios, se hace muy difícil no trasladarlos».

«En el caso particular mío, tengo una PyME de productos industriales e hicimos 12 compras, de las cuales 8 mantuvieron los precios, 2 no mantuvieron y en un caso antes de la devaluación, una compra 100% nos hizo un ajuste igualmente. Es un poco relativa la situación, hay casos que mantienen y otros que aumentan», dijo el vocero de CAME.

Respecto a las medidas que adoptó el Gobierno para reactivar la economía después del resultado electoral, en CAME opinaron que «en líneas generales se está yendo en la dirección que necesitamos, sostener las PyMES y el trabajo para contener la onda expansiva de la devaluación de la semana pasada, que se traslade lo mínimo a precios y mantener la actividad».

«La medida tiene un impacto fiscal, pero el impacto de la caída de la actividad puede ser similar o peor», sostuvo Cascales. Insólitamente, gobernadores del PJ pidieron retrotraer todo: IVA, combustibles, Ganancias. Como si la campaña ya se hubiera terminado y sólo les importaran sus financias. Mauricio Macri, aunque herido, sigue en carrera.