La nueva regulación del mercado cambiario bajó el dólar y dejó a la oposición sin argumentos: Silencio de A Fernández

En la primera jornada de control sobre la especulación financiera, que apunta a sostener la liquidez y los depósitos en dólares, la divisa norteamericana revirtió la suba inicial de esta mañana y cerró a $ 58,41 según el promedio del Banco Central, $ 3,60 menos que el pasado viernes.

Algunos bancos privados lo ofrecieron en la apertura a $65, pero con el correr de los minutos acomodaron sus cotizaciones. Así, en los bancos Galicia y BBVA cerró a $59, mientras que en el Santander Río a $ 58.

El presidente del Banco Central de la República Argentina, Guido Sandleris, remarcó que con las medidas «crean un paraguas cambiario» con «prioridades claras para la utilización de reservas» y añadió que «el objetivo es proteger la estabilidad cambiaria y a los ahorristas».

«Se mantiene la plena libertad para extraer dólares y pesos de las cuentas bancarias para todos, sean personas humanas o jurídicas», enfatizó el funcionario, quien aclaró que las personas podrán comprar «libremente hasta 10 mil dólares por mes».

En este sentido, apuntó que «cualquier monto mayor requerirá conformidad previa del Banco Central» e indicó que «esta medida afecta solo al 2% de las personas que compran dólares, estamos hablando de 26 mil personas que se ven afectadas por estas medidas».

En cuanto a las personas jurídicas, sostuvo que las medidas son dos: por un lado, «los exportadores deberán liquidar las divisas fruto de sus exportaciones en el mercado local dentro del máximo de 5 días hábiles después del cobro o 180 días corridos después del permiso de embarque»; y como segunda medida, «las empresas no podrán comprar dólares para atesorar».

Asimismo, afirmó que «no hay esquema económico que pueda ser exitoso sin un mínimo de consenso político» y remarcó que hay que «el equilibrio fiscal intertemporal, tener una moneda sana y hacer más competitiva nuestra economía para integrarnos al mundo deben ser políticas cuya continuidad no queden bajo un manto de dudas en cada elección».

Sobre el impacto de las medidas en el acuerdo con el Fondo, respondió que «en lo que hace al programa monetario y fiscal, las metas que son de cumplimiento obligatorio son las de fines de cada trimestre» y añadió que «Argentina cumplió con la meta de marzo, la de junio y va a cumplir con la de septiembre, la de agosto es solo indicativa y no afecta el acuerdo».

«En cuanto a la meta de septiembre estamos hablando con el Fondo para redefinir las metas dado las medidas que se han tomado este fin de semana», agregó. Las medidas anunciadas dejaron a la oposición sin otro argumento que el silencio o la crítica al golpe de timón. No hubo grandes definiciones del kirchnerismo, aunque no faltaron las especulaciones fatídicas de personajes periféricos como Hugo Moyano.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, llegó hoy a España para iniciar una gira de una semana en la que cumplirá con compromisos académicos y se entrevistará con el presidente Pedro Sánchez y con figuras políticas.  «No, discúlpenme pero yo no voy a opinar sobre las medidas», dijo sobre el mercado cambiario. Eligió el silencio. Su colega de Consenso Federal, Roberto Lavagna, hizo críticas al Gobierno pero defendió la regulación, a la que consideró que «era inavitable», al tiempo que halagó a Hernán Lacunza por «ver la realidad».