Luego del paquete de medidas del Gobierno, Intendentes del PJ pidieron a la Provincia declarar la emergencia alimentaria

Luego del paquete de medidas económicas adoptadas por el Gobierno y que llevaron paz al mercado cambiario y pusieron en corto a gobernadores de la oposición, intendentes del PJ buscaron reactivar su agenda al pedir que se declare la emergencia alimentaria en la Provicnia.

«Es imperioso que asuma la responsabilidad de hacer frente a la crítica situación», aseguraron en la carta presentada en la Casa de la Provincia. La movida que comenzó este año en municipios, sin efectos prácticos, la encabezó hoy la candidata a vicegobernadora, Verónica Magario, a su vez jefa comunal de La Matanza y presidenta de la Federación Argentina de Municipio, que maneja el PJ hace décadas.

“Creemos necesario que se aumente significativamente la cantidad de alimentos para familias y comedores, además de aumentar los cupos para comedores escolares. Conjuntamente, resulta fundamental, desarrollar una apertura de comedores escolares en colegios secundarios y de formación de adultos», plantearon a través del texto.

Además, le piden a Vidal que les «conceda una reunión en carácter de urgente» para «abordar las problemáticas planteadas y que refuerce las partidas presupuestarias para atenuar el impacto feroz que la política económica ha provocado».

«En su carácter de Gobernadora es imperioso que asuma la responsabilidad de hacer frente a la crítica situación», exigen.

Por otra parte, le pidieron a Vidal que «instruya a la Agencia de Recaudación de la Provincia (ARBA) que considere la situación critica en la que se encuentran los pequeños comerciantes» para que «encuentre los mecanismos administrativos y legales que posibiliten flexibilizar las obligaciones tributarias que recaen sobre ese sector».

Desde la gobernación bonaerense aseguraron que están continuamente en contacto con las intendencias y atentos a «cualquier demanda». Según fuentes del vidalismo, asisten a 1,8 millones de chicos diariamente con vasos de leche para desayuno o merienda y a medio millón, aproximadamente, le otorgan el servicio alimentario escolar.

El primero en reclamarle al Gobierno que ponga en marcha un programa de emergencia alimentaria fue el candidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna. El viernes pasado se sumó la Comisión Episcopal de la Pastoral Social.

“En consonancia al pedido de Lavagna y de la Comisión Episcopal le pedimos a la gobernadora que reasigne partidas presupuestarias para destinarlas a comida y asistencia social en todos los municipios de la Provincia”, planteó el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo., que buscará en octubre su sexta reelección y pasó por un breve tiempo como ministro de Seguridad del exgobernador Ruckauf, en plena mega crisis.

Este grupo de intendentes peronistas ya le había exigido a Vidal declarar la emergencia alimentaria el año pasado y ahora vuelven sobre la carga.

Gran parte de ellos declaró la emergencia en sus distritos en septiembre del año pasado para poder reasignar partidas con mayor libertad y hacer compras directas de alimentos, sin licitación, como deben hacerlo los municipios.

La semana pasada, el concejo deliberante de Quilmes -distrito gobernado por el jefe comunal de Cambiemos, Martiniano Molina- también declaró la emergencia alimentaria.