Vidal retomó la campaña y, en su cumpleaños 46, recibirá este domingo una marcha de respaldo en la Plaza de Morón

La gobernadora, María Eugenia Vidal, tiene una misión casi imposible, en octubre, para ser reelecta, después de que el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, le sacara 18 puntos en las PASO. Sin embargo, ya empezó a reforzar la campaña pensando en los candidatos de Juntos por el Cambio y del liderazgo que podría empezar a tener a futuro en la oposición.

La mandataria recibirá un respaldo este  domingo, en su cumpleaños 46, en la Plaza de Morón, donde vive desde su unión con el actual intendente, Ramiro Tagliaferro, de quien está separada. El padre de sus hijos también cayó en las Primarias y corre serio riesgo de no poder ser reelecto. Ambos padecieron el viento de cola y la caída en la imagen de Macri.

Vidal anunció esta semana una paquete de medidas sociales que incluye 1400 millones de pesos. Pero no le queda otra que mostrar que aun en crisis la Provincia invirtió. Ayer inauguró la nueva guardia del Hospital Zonal General de Agudos de Mercedes. Es la obra 50ma dentro del Plan Integral de Guardias que comenzó a implementarse en 2017, y que llevsa una inversión total de $3.000 millones de pesos (se apunta a renovar y equipar estos centros de atención).

«La guardia es el corazón del hospital, porque la emergencia es lo primero, lo que no puede esperar. Por eso es que decidimos empezar por ellas. Para que estas áreas de urgencia tuvieran todo lo necesario», indicó la gobernadora en el evento.

Por su parte, los funcionarios, concejales y militantes de Tagliaferro vivieron una nueva jornada de Gabinete Móvil, por las calles de Morón, Haedo, Castelar, El Palomar y Villa Sarmiento. También volvieron a los timbreos los candidatos de JpC de Ituzaingó, con Gastón Di Castelnuovo a la cabeza. El joven concejal vivió una de las batallas más injustas del Conurbano. Se enfrenta a un barón del PJ como Alberto Descalzo, a quien todo el peronismo fue en su ayuda tras la derrota de 2017. Incluso se da el lujo de sostener la campaña de Sandra Rey y de tener aliados en el lavagnismo.