Descalzo inauguró parcialmente el «Hospital de Ituzaingó», adonde mudó la guardia de la Salita de Brandsen (que cerró)

Finalmente, Alberto Descalzo pudo cumplir su promesa y «mudar» la guardia que funcionaba en la Unidad Sanitaria de Brandsen al nuevo «Hospital de Ituzaingó», tal como bautizó al edificio que construyó el PAMI bajo el nombre del «Bicentenario».

Pasaron casi 16 años desde que el intendente colocara la «piedra fundacional» en la esquina de Brandsen y Roca, adonde el exgobernador Solá se comprometió a levantar un nosocomio provincial. Y casi cuatro desde la falsa inauguración que realizaron entre el intendente y el entonces presidencial Daniel Scioli. Antes de entregar su mandato, la expresidenta Cristina Kirchner había presentado la obra (desde el Posadas) como «el primer hospital del distrito».

No era así. Ituzaingó había heredado, desde su autonomía en 1995, la salita de Brandsen, que constaba de guardia y consultorios. El entonces «hospitalito» fue rebajado al rango de «Unidad Sanitaria Ramón Carrillo» en 2009, luego de que CFK anunciara la construcción de los hospitales del Bicentenario. Se empezaron siete y no terminó ninguno. En Esteban Echeverría se entregó la obra hace dos años, pero ese Municipio apenas la pudo hacer funcionar de manera parcial.

De la misma manera, esta mañana, habilitó las instalaciones del nosocomio que pertenece al PAMI. Luego de cuatro años de idas y vueltas, a mediados de Julio la Obra Social firmó un nuevo contrato con la Municipalidad. Por el cual se le entregó a la Comuna el uso y explotación de unos «6 mil metros cuadrados, de los 17300 que tiene el edificio en tota».

Para la adminstración Nacional, el Hospital «es del PAMI», como indicó el extitular Carlos Regazzoni en 2017. El primer convenio, firmado en 2012, obligaba al PAMI a realizar la obra en carácter de «comitente» y entregarse a la comuna o a la Provincia. Por aquél entonces el oficialismo pensaba administrar así el nosocomio, de manera bi o tri partita.

Pero ese proyecto fracasó. El convenio no se judicializó ni de uno ni de otro lado (tampoco lo sacaron a relucir nunca en estos cuatro años). Y sobre el filo del actual mandato se optó por una salida consensuada. La Provincia, que no tenía nunguna obigación jurídica sobre el proyecto (al contrario de lo que expresó siempre el peronismo local) aportó más plata por coparticipación (si se instalaban camas de internación) y cinco ambulancias equipadas nuevas para el SAME.

El acto de esta mañana, adelantado a medidados de julio por este medio (cuando el selló el acuerdo), no contó con autoridades provinciales o del PAMI, ni tampoco con la oposición. Fue una actividad ciertamente muncipal, con ojo electoral.

Por ahora los servicios en la nueva locación incluyen una clínica médica las 24 horas y terapia intensiva, además de pediatría, ginecología, obstetricia, traumatología, urología, laboratorio, vacunatorio; y el Centro para la Atención de la Mujer. El hospital, originalmente, había sido anunciado como un «Materno». Se supone que más adelante tendrá «internación».

En tanto, para solicitar turnos para consultorios externos, el municipio ya habilitó líneas telefónicas: 2120-1900/ 1/ 2/ 3.