Quedan unos 5000 evacuados en La Matanza y el Ejército colabora con vecinos que no podían salir o entrar a sus casas

La tormenta del fin de semana dejó miles de evacuados en La Matanza. Mientras la intendenta, Verónica Magario, participa de un Foro de Hábitat en Santa Fe junto a sus colegas y candidatos del PJ, el Ejército Argentino contribuye para colaborar con los vecinos de barrios como Virrey del Pino, que quedó una vez más bajo el agua por falta de obras.

Todavía hay miles de afectados que permanecen en sus casas, por las calles anegadas o porque tienen miedo de los robos. ​Se estima que el numero de evacuados hasta este martes  son unos 5.000 en La Matanza y 500 en Esteban Echeverría.

Una situación que favorece a los damnificados es que el Río de la Plata comenzó a bajar el por la noche, tras una sudestada que complicó más la situación. Pero el agua baja a paso lento, y por eso se demora la etapa del regreso a los hogares de los damnificados.

Desde el Servicio de Hidrografía Naval afirmaron que «el río Matanza tarda en drenar porque es un río de llanura, tiene poca pendiente y el drenaje suele ser lento».

En tanto, el coordinador del Plan de Manejo Hídrico de la Cuenca Matanza-Riachuelo, Sergio Mazzucchelli, relató, según consigna la agencia Télam, que «la situación está complicada porque cayó mucha lluvia en la alta cuenca, en Marcos Paz y Cañuelas, donde se registraron entre 160 y 180 milímetros, lo cual es muchísimo».

El funcionario explicó que el «agua baja hacia la desembocadura del Riachuelo y el Río de la Plata y se encontró con la sudestada, por lo que no puede descargar y afecta la zona media de la cuenca con las consecuencias conocidas para los municipios de La Matanza, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora, entre otros».

Además, afirmó que las zonas inundadas del valle fluvial del Matanza y sus arroyos tributarios, son arroyos que están densamente poblados en sus riveras y que sufren problemas por la basura acumulada».

La solución depende de una decisión conjunta entre Provincia, la Nación y los Municipios. Y los vecinos la reclaman desde hace décadas. Las obras de fondo tienen que ver con construir reservorios que permitan un drenaje más rápido de los arroyos. Están a cargo de la Provincia y tienen un retraso mayor a diez años. Por otro lado, los municipios deben reubicar familias que construyeron sus viviendas a la vera de los arroyos, en donde se deben hacer las obras.

«La cuenca del Matanza tiene varios barrios que se formaron a la vera de los arroyos. Hay una parte preventiva de mantenimiento y limpieza y hay obras de fondo, como las que se hicieron en Luján y La Plata, que recibieron sin problemas las lluvias y antes se inundaban», explicó el ministro de Desarrollo Social de la Provincia, Santiago López Medrano.

«Siempre la primera ayuda es la local, con evacuación de bomberos y Defensa Civil. Después hay gente que prefiere quedarse en las casas y se la asiste con agua potable y lo que necesite. Y después hay que esperar que baje el agua y asistimos en el regreso de la gente a sus casas», agregó el funcionario.
Desde el gobierno provincial informaron que en La Matanza, tanto en sus viviendas como en los centros de evacuados, se entregó la totalidad de 82.547 litros de agua, 3.745 colchones, 6.100 frazadas, 75.632 artículos de limpieza, 11.456 repelentes, 400 pares de zapatillas, 17.476 alimentos, 1.212 clavaderas, 1.100 tirantes y 1.850 chapas.

Además, dijeron que participan 30 móviles, 3 semirígidos con motor, dos botes y 100 agentes públicos de diversos organismos como SAME y el Grupo Intervenciones Especiales (GIE). Asimismo, colaboran las fuerzas federales a través del Sistema Nacional para la Gestión Integral de Riesgo (SINAGIR).

En este distrito, fuentes del municipio informaron que desde un Comité de Crisis también se gestiona la asistencia de los damnificados, con participación de cuerpos de Defensa Civil, Bomberos, el Consejo Escolar y distintas secretarías.