Un ladrón quedó en ridículo ante las cámaras cuando intentó asaltar a la cajera de un «kiosco inteligente» en Hurlingham

Un ladrón quedó en ridículo cuando intentó asaltar a la cajera de un kiosco que atendía de manera virtual a través de cámaras de video. El sospechoso, que cubrió su rostro con un casco de motocicleta, sacó un arma para exigir el dinero.

La noticia causó asombro y llamó la atención de la prensa, que buscó hoy saber cómo funcionaba este comercio de Av Roca al 1200  de Hurlingham, que se atiende a metros de distancia, a través de un novedoso sistema de seguridad.

Una cámara de seguridad logró captar la amenaza del malviviente, que se retiró del local sin llegar a completar su misión ni comprender siquiera lo que ocurría, cuando comenzó a bajar la persiana y se dio cuenta que iba a quedar atrapado.

«Pensé que era una broma porque no estoy físicamente en el local», contó a Arriba Argentinos Camila, la joven que estaba del otro lado de la pantalla cuando ingresó el delincuente. Así, lo vio ir y venir de una caja a la otra sin entender del todo lo que sucedía. «Intentaba abrir las puertas y encontrarse con alguien», recordó.

Finalmente fue su compañero el que reaccionó primero y activó el sistema de alarma. Cuando la persiana empezó a bajar y ladrón se dio finalmente por vencido y salió corriendo del lugar sin haber robado nada.

Sergio Daniel Iribarren, el dueño del negocio, contó que trabajó en un kiosco tradicional durante años pero, cansado de ser víctima de la inseguridad, empezó a idear un nuevo sistema que le ofreciera mayor protección y surgió esta idea.

«Nos animamos a abrir el mayo de este año. Los robos siempre son una desgracia pero, gracias a esto, pudimos comprobar la eficiencia de este servicio. Incluso, el sistema de autoservicio que incluye pantallas táctiles y no muestra los productos al cliente, evita los típicos robos de manoteos», concluyó.