El HCD Morón aprobó por mayoría el estado de emergencia en el Municipio y también delegó facultades en el Ejecutivo

A pedido del intendente, Lucas Ghi, el Concejo Deliberante de Morón aprobó anoche por mayoría el «estado de emergencia pública en materia sanitaria, alimentaria, educativa, de producción, económica, administrativa y financiera», lo que implica una delegación de poderes.

La ordenanza fue aprobada por 15 votos contra 9, con la ayuda de tres concejales aliados al oficialismo (que dejaron Cambiemos) más el GEN. Sólo Juntos por Cambio decidió no acompañar el grado de «excepcionalidad», tal como ocurriera en la sesión que esta madrugada terminó en la Cámara Alta Nacional.

Esta ordenanza rige hasta el 31 de diciembre de 2020. Entre otras cosas, permite adherir a las emergencias sancionadas en Nación y en Provincia.

Además, se aprobó la creación de la “Comisión de verificación de créditos de la Municipalidad» a fin de determinar cuál es la deuda pública existente y la legitimidad de los reclamos realizados antes del 10 de diciembre. También, se autorizó al Departamento ejecutivo a establecer planes de pago con quitas de intereses y multas para favorecer el mayor grado de cumplimientos de las obligaciones tributarias.

El concejal por el bloque Frente de Todos Marcelo González destacó que «de acuerdo a lo proyectado, el déficit del ejercicio 2019 superaría los 1,100 millones de pesos». Y lo comparó con la emergencia financiera aprobada en enero de 2016 a pedido del exintendente Tagliaferro: «En 2015 quedó una deuda de 112 millones, mientras que la deuda total registrada y sin registrar se estima en $1200 millones”.

La presidenta de la banada oficialista, Paula Majdanski, opinó que la ordenanza que delega facultades al Ejecutivo y permite, por ejemplo, realizar compras de manera directa, es «una herramienta para hacer frente al desastre que han dejado en el país: Morón no es la excepción».

«Donde está la valentía de meterse con los jubilados. Ajustes como medidas. Todavía causa gracia», indicó en alusión a la gestión macrista, mientras la ironía volvía por sí sola. «Que significa la emergencia nacional: que se congelen las jubilaciones, que el ajuste lo paguen los jubilados. Que lo pague la clase media con más impuestos», le respondió Analía Zappulla (JxC).

Por momentos compitieron en las «herencias». «El estado de las cuentas es crítico. Son herramientas necesarias para el bienestar general, procurando la agilización de instrumentos, la urgente inclusión de sectores vulnerables. Las soluciones no serán mágicas, pero darán alivio rápido. Se necesita un país normal, como dijo Néstor. Las emergencias, en esa búsqueda, deben ser sancionadas», concluyó la camporista.

«Estamos ante un proyecto que lejos de intentar generar normalidad, lo que pretende es a través de varias emergencias transformar la excepcionalidad en un rasgo permanente. Me cuesta entender las acciones concretas. Pero está claro que quieren gobernar sin el Concejo Deliberante. Por eso no hay un sólo funcionario acá en el recinto. Ninguno que sea secretario al menos», sostuvo Zappulla en su primer intervención.

Por su parte, Sandra Yametti coincidió con el diagnóstico, votó en general, pero se opuso en la mayoría de los artículos que delegaban facultades.

«Hubo otros instrumentos similares. Y creemos de buena fe las descripciones. Las creemos porque lo hemos visto. Hace dos años que nos reunimos con médicos y docentes. La emergencia, como la delegación de poderes, lo comprendo. El tema a discutir es el contenido, el alcance y la duración de este carácter de excepcionalidad. Por qué un lapso tan extenso. El campo administrativo no está definido. Y declarar una emergencia en eso es complejo. Y que el intendente adhiera a legislaciones provinciales. El proyecto fue aprobado esta madrugada».

Es que la emergencia bonaerense, de acuerdo a su texto original, planteaba del manejo de los fondos nacionales destinados a municipios. «Se hacía una triangulación muy extraña. Se revisaba el fondo educativo en los municipios. No podemos delegar esto a ciegas», explicó el GEN.

También coincidió en que «la delegación en auxiliares del intendente debe ser un error». «Otro punto complejo es el referido a la modificación de contratos. No van a poder saltear la Ley Orgánica, a este Concejo, ni con la mayor de las emergencias», objetó. Ante el pedido de controles, el titular del cuerpo, Jorge Laviuzza, sostuvo que «es mentira que no va a haber control, porque en la rendición de cuentas del 2021, van a tener todos los expedientes que a nosotros nos negaron. Van a tener todo el tiempo y los expedientes a disposición».

Al final, aprobaron, sin votos de JxC, la creación de una comisión de seguimiento, que brindará información sobre el avance de la emergencia.