Morón: Volvió la discusión por los despidos, como en 2000 y 2015

El cambio de gobierno genera, casi siempre, una renovación de la planta temporaria. Y en Morón, enorme caja de resonancia de la política, la discusión retornó, aunque por ahora lejos del dramatismo que se instaló hace cuatro años.

Desde el 10 de diciembre a la fecha desde Juntos por el Cambio empezaron a advertir sobre despidos. Hoy un concejal aseguró que serían 250 entre «diferentes áreas». Se trataría de contratos que se cortaron este mes. Las notificaciones empezaron a aparecer en redes sociales. Un clásico que se repite, aunque con distinto ruido según el contexto.

Por sus características (primer cordón del Conurbano) Morón es eje de polémicas que en comunas vecinas que orillan el Tercer Cordón. Cambios abruptos de gobierno, como en 1999, 2015 o 2019 conllevan denuncias cruzadas sobre medidas corrientes, que en otros casos ni siquiera son noticia.

Por empezar, desde antes de asumir, el intendente Lucas Ghi denunció que la planta municipal del saliente Ramiro Tagliaferro estaba superpoblada: 5400 empleados, entre permanentes y temporales (sin contar las locaciones de servicio a monotributistas, alguno de las cuales quedaron sin efecto ya en diciembre, como por ejemplo en el área de Cultura).

Hace 4 años, Ghi dejaba una planta de 4700 municipales, que dos meses antes de dejar el poder era de 4844. Y era para la oposición algo excesivo. Por eso no extrañó que con el cambio de gobierno se cortaran contratos, el eslabón más débil. A principios de enero de 2015 el sabbatellismo denunciaba la salida de «27 trabajadores del área de salud. Luego serían más de un centenar. Militantes despedidos llegaron a tomar el Concejo Deliberante durante una sesión.

La discusión llegó a una sesión en la que se citó a funcionarios de Tagliaferro en abril de 2015. Allí se brindó un informe revelador sobre una dinámica habitual: en 2010 se dieron de baja 455 contratos; en 2011, 332; en 2012, 310; en 2013, 278; en 2014, 275; y en 2015, 532. Entre 2014 y 2015 se sumaron a planta permanente unos 200 trabajadores.

Está claro que en los últimos meses de su gestión Tagliaferro amplió la planta. Pero nada se compara con los 600 empleados que echó de un plumazo Martín Sabbatella, a un mes de asumir su primer mandato, tras doce años de peronismo. Hoy, los que vuelven a desempolvar las notas de aquella época son los macristas, acusados del ajuste en 2016.

Entre tanto, esta mañana, Ghi se reunió con Fernando Savore, presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires (FABA) y de la Confederación General Almacenera (C.G.A.). “Reactivar la actividad comercial local, una de las actividades más castigadas por la crisis económica, es una de nuestras principales preocupaciones».

«La baja en las ventas y los tarifazos hicieron, incluso, que muchos comerciantes tuvieran que bajar sus persianas durante estos últimos 4 años”, señaló el intendente.

Además, Ghi sostuvo que «es imprescindible que trabajemos conjuntamente para recuperar el perfil comercial y productivo del distrito. Con ese objetivo, vamos a generar un sistema de difusión de precios cuidados, promover ofertas y descuentos en los comercios de la zona, y poner en marcha el programa Morón compre Morón, para que el Municipio le compre a proveedores locales».