El artista-arquitecto Rubén Díaz lo hizo de nuevo: Ahora inauguró una réplica a escala de la Torre de Pisa en Ituzaingó

El arquitecto Rubén Díaz lo hizo otra vez: Inauguró su propia Torre de Pisa, en la calle Posta de Pardo y Ratti. Se trata de su cuarta obra en Ituzaingó, donde ya construyó réplicas de la Torre Eiffel, del Arco de Triunfo y el Bar de Mou.

La obra que recuerda a la mítica torre inclinada (siglo XII) fue construida con tubos de hierro y chapas, y mide 7 mts de altura por 1,5 de diámetro. “La torre está como saliendo de una casa. La temática es que la casa está partida en dos y la torre emerge”, contó Díaz a diario Popular. Que lo motiva es otra cosa. Hasta su vehículo está pintado de manera tal que llama la atención. Se lo suele ver estacionado frente a su casa de la calle Oribe, a unas cuadras de su Eiffel.

“La idea surge siempre pensando en convertir a Ituzaingó en un partido de arte urbano temático -dice Díaz-, de turismo nacional e internacional, que cuente con monumentos del mundo. El que ingresa por Santa Rosa (NdR: la obra está ubicada sobre Lavalleja, frente al incónico local de «Carlito’s) se encuentra a la Torre Eiffel; el que lo hace por colectora, llega al Arco del Triunfo; y ahora, por Ratti, a la Torre de Pisa. En marzo, empezamos el proyecto del Partenón”.

Rubén (66) incursionó en más de 20 obras temáticas distribuidas a lo largo del distrito. La primera que tuvo una gran repercusión en la gente fue la réplica de la “Taberna de Moe”, un bar en homenaje a la exitosa serie “Los Simpson”. La viralización aquella vez la salió en contra, ya que la cadena Fox (tv) lo demandó por los derechos de autor.

El año pasado concretó su tercera obra: Un “Arco del triunfo» en homenaje a Carlitos Balá, ubicada en Boulevard Fleming.

“El objetivo es hacer una revolución en el paisaje urbano del Partido de Ituzaingó. ¿Por qué es tan difícil salir de la normalidad para generar alegría?», dice el artista, que lleva «48 años de mochilero». «Es una filosofía de vida», nos aclara.