Confirmaron la condena sobre Aníbal Fernández, por acusar falsamente a militante del PO por el incendio de trenes en 2008

La Cámara Civil y Comercial Federal confirmó la condena a Aníbal Fernández por calumniar, en una conferencia de prensa, a un dirigente del Partido Obrero de Merlo, a quien acusó de incendiar una formación del Tren Sarmiento en en 2008.

De acuerdo al fallo, el ex ministro de Seguridad Justicia de CFK, actual interventor del Yacimiento Carbonífero Federal de Río Turbio, deberá indemnizar al docente con la módica suma de $50 mil pesos más los intereses desde ese año. La acusación había servido en aquél momento para tapar la ola de denuncias sobre el estado de la línea de TBA.

Era la segunda vez que pasajeros del segundo y tercer cordón del Conurbano Oeste estallaba contra la empresa y el ramal. La primera vez había sido la Estación Castelar, en 2006. Fernández había culpado entonces al Pollo Sobrero de incendiar la estación, aún cuando el delegado del Sarmiento se encontraba en Mar del Plata por la anti Cumbre de Américas. En 2011 hubo un tercer incendio y el propio Aníbal denunció a Sobrero, a tal punto que logró que pasara un fin de semana en una comisaría en caracter de detenido. Meses después la Justicia terminó por absoverlo por el «estrago».

Las miserias del ramal Sarmiento hicieron mella en el Gobierno recién en 2012, con la Tragedia de Once, aunque ni así hubo consideración con las víctimas, los pasajeros, el robo probado por la Justicia. La estrategia es siempre igual: negación.

En 2008 Aníbal, el Gobierno, no consideraba que el estallido social era producto de sus propias políticas y buscó a los culpables en la izquierda, ante el incendio de las estaciones de Merlo, Castelar y Ramos Mejía. «El que dirigió toda la operación, en este caso, es un militante del Partido Obrero, que se llama José María Escobar, que es preceptor de una escuela, debería haber estado trabajando en ese momento. La gente que está presente es la que dice que esta persona es la que se quita un buzo, lo mete dentro de un balde, lo prenden fuego, cuando el buzo prendió fuego lo tiran adentro con eso y comienza el incendio de los siete vagones», dijo Fernández en conferencia, fotos en mano. Varios partidos, PO, MST y  dirigentes le inicieron querellas. Las ganaron. El arrepentimiento no llega, ni llegará.