Adecuación de Clarín: Sabbatella fue condenado a 6 meses en suspenso y apelará la inhabilitación para cargos públicos

El juez federal Ariel Lijo condenó hoy a seis meses de prisión en suspenso al ex titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, en el juicio que se le siguió por supuesto abuso de autoridad en la aplicación de la Ley de Medios al Grupo Clarín. En tanto, absolvió a 9 otros ex funcionarios de ese organismo.

«Este fallo no hace más que seguir ensuciando y debilitando la credibilidad del poder judicial, que por estar colonizados por el poder económico concentrado, hoy se encuentra entre las instituciones más desprestigiadas de nuestra democracia. Vamos a apelar esta decisión, con la convicción de que todavía hay lugar para la justicia en este país», comunicó el exintendente de Morón, quien se mostró soriente y rodeado de familiares y dirigentes de su entorno.

«Me alegro por la absolución de los directores, funcionarios y funcionarias que me acompañaron en el AFSCA», apuntó en redes sociales el jefe del Nuevo Encuentro, actualmente a cargo de la ACUMAR. El fallo, si bien no tiene prisión, también lo inhabilita para ocupar cargos públicos. Hasta tanto no esté firme, adelantó que se mantendrá en funciones.

Es la primera condena en la carrera de Sabbatella, aunque lo interprete como parte de un esquema judicial que persiguió a determinados resortes del kirchnerismo duro. En el último plenario partidario, el propio Amado Boudou habló a través del teléfono con «manos libres», pese a su condición de detenido. Tras el fallo, Martín se abrazó a su madre, Teresa. Lo acompañaban su mujer, la diputada Mónica Macha, su hija Camila, y su nieto de tres meses. No pudo faltar tampoco el intendente de Morón, Lucas Ghi, que ofreció su compañía, como cuando la causa se elevó a juicio.

Durante la lectura del veredicto, el magistrado resaltó el valor del juicio oral en donde las partes tienen la obligación de probar la acusación que realizan. “De lo que se trata es de garantizar la vigencia del Estado de Derecho y su alcance, y de cómo el Estado debe actuar respecto de un particular se trate de quien se trate”, aseguró Lijo, quien rechazó los planteos de nulidad realizados durante el debate y anticipó que el jueves se conocerán los fundamentos de la decisión.

Antes de la lectura de la sentencia, el funcionario tuvo la posibilidad de pronunciar sus últimas palabras e insistió con el escenario de “lawfare” del que ya habló Cristina Kirchner.

“Este caso es todo un gran disparate, solo explicado en el gran problema que tenemos como democracia que es el daño que le hacen los grupos hegomónicos mediáticos y la complicidad de esos grupos con parte el poder judicial. Este juicio oral ha servido para que quede claro. Acá se busco una medida disciplinadora y que demuestre que ellos están afuera de la ley”, afirmó.

Y añadió: “Si me acusa de algún delito, creo que no es cierto, el delito no existe. Ahora si se me acusa de ser parte de un proyecto político, de tener un ideas, principios y valores, de trabajar para cumplir la ley, de creer en una democracia de todos y todos, de ser un militante político es absolutamente cierto y estoy plenamente orgulloso”.

Durante el proceso se investigaron las conductas que tuvo el funcionario con el Grupo Clarín. El juicio comenzó en noviembre del pasado y el fiscal federal Eduardo Taiano dio por probada la acusación y había solicitado que Sabbatella sea condenado a un año de prisión en suspenso y a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por el delito de abuso de autoridad.

Según la imputación del fiscal Taiano, el directorio de la AFSCA convocó a una reunión para tratar de manera urgente unos informes sobre la adecuación, que fue aprobada en octubre de 2014.

La Fiscalía también señaló que la actuación de la AFSCA ocurrió mientras había una disputa entre el por entonces gobierno de Cristina Kirchner y ese grupo de medios. Sabbatella llegó a juicio bajo la acusación de haber actuado “abusando del cargo público que ocupaba como Presidente del Directorio del AFSCA ordenó y avaló el trámite diferencial y artibrario»

El resto de los acusados eran Claudio Schifer, Ignacio Saavedra, Néstor Avalle, Eduardo Rinessi, Guillermo Pérez Vacchini, Sergio Zurano y Lorena Di Filippo.