El intendente de Hurlingham prendió todas las alarmas en una entrevista: «Compramos cien bolsas para cadáveres»

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, no pudo ser más gráfico a la hora de advertir que «estamos en el debate entre la vida y la muerte». Consultado sobre el cumplimiento de la cuarentena, disparó: «Ayer compramos cien bolsas para cadáveres. Nunca pensé que lo iba a hacer como intendente. Hay que contarlo». Lo dijo desde la obra del hospital modular que se construye en su distrito, en diálogo con el programa de Tato Young de La Nación TV.

Nos cuentan los especialistas que vamos bien, que la única vacuna es quedarse adentro de la casa. Lo que pasó ese viernes con los jubilados no puede volver a pasar. Hay que ser inflexibles con el cumplimiento de la cuarentena» , agregó.

Zabaleta, uno de los brazos políticos que el Presidente, Alberto Fernández, tiene en el Conurbano, defendió la estrategia del aislamiento obligatorio, que permite «ganar tiempo» a la hora de mejorar el sistema sanitario en las urbes.

Estará inaugurado «entre 25 de abril y 1 de mayo», según el clima. Tendrá «52 camas críticas, 24 camas de alta complejidad y 24 respiradores». Además, en el hospital Papa Francisco (ex UPA) hay otros tres respiradores y laboratorio.

Zabaleta coincidió en que tiene que haber «más cuarentena para evitar lo que está pasando en otras partes del mundo».

Pero aclaró que «hay más de 10 mil camas de aislamiento en el Conurbano. Este tiempo de estiramiento de la curva de contagio nos permite mejorar».

¿Que pasa con el crematorio, la morgue? ¿Se revisa?- lo consultó Young.

«Se revisa todo. Pero hace 20 días que estamos en cuarentena. Nos cuentan los que saben que estamos bien, que vamos bien. Que la única vacuna es quedarse en la casa. Que lo que pasó el viernes en los bancos no puede ni va a volver a pasar. No tenemos que relajarnos. Hay que ser inflexibles en el cumplimiento de la cuarentena y el cuidado de los jubilados».

Hoy, el secretario de Calidad en Salud de la Nación, Arnaldo Medina, supervisó hoy la marcha de las obras del hospital modular en Hurlingham, uno de los 12 que se están levantando en el Conurbano (Varela, Quilmes, Tres de Febrero, Moreno, Almirante Brown, Lomas de Zamora, Mar del Plata), Resistencia (Chaco), Gran Córdoba y Gran Rosario.

Sumarán en conjunto 900 camas de internación. Otro establecimiento se levanta en General Rodríguez, en este caso, merced a una donación de empresarios privados que está montando el municipio y que será equipado por la Nación.

Acompañado por el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, y el subsecretario de Obras Públicas, Edgardo Depetri, Medina destacó que «hoy se empezaron a montar varios de los 11 los establecimientos de emergencia», y que el de Hurlingham «va a estar terminado en 15 días con 25 camas de terapia intensiva y otras 36 comunes».

Se trata de hospitales modulares que se montan sobre una platea de 1000 metros cuadrados, que albergarán 24 camas de terapia intensiva equipadas con respirador automático, monitor multiparamétrico y bomba de infusión, y otra ala de internación con 50 camas de aislamiento para pacientes moderados. También contará con sala de rayos, laboratorio y un área para desechos clínicos, dijeron fuentes oficiales.

Por su parte, Gill indicó que «hoy iniciamos el montaje en Hurlingham, Florencio Varela, Mar del Plata y Resistencia, y entre mañana y el sábado tendremos a la totalidad en construcción. Hemos desarrollado un proceso logístico para poder culminar la infraestructura, las instalaciones, los servicios y la instalación de gases medicinales para tener listo el objetivo que nos planteó el Presidente Fernández».