La UOM advierte que por la cuarentena el sector metalúrgico no pudo completar los sueldos de marzo y empeora en abril

La industria nacional tiene que ser capaz de salir fortalecido de esta pandemia. Tenemos la enorme ventaja de contar con un Estado presente y activo», decía hace una semana el secretario de la UOM Morón, Sergio Souto, en una entrevista radial. Hoy, en BAE negocios, declaró que producto de la cuarentena no el sector no puede con los sueldos.

«Todas las empresas grandes y medianas plantearon suspensiones en base al artículo 223 (Ley de Contrato de Trabajo) el cual les permiten acordar una suma no remunerativa. Por otro lado las pymes y talleres no plantean nada, simplemente algunas pagaron el 60% y 50% de las quincenas ahora», reseñó metalúrgico y funcionario de Morón.

«Para los sueldos de abril nos dicen que no van a poder pagar y que la dinámica de créditos que se anunciaron vienen muy lentos en cuanto a su otorgación», criticó, en el mismo sentido que su sindicato nacional. A esta altura en la UOM (dice BAE), no lo manifiestan públicamente pero comparten la mirada que abarca a otras organizaciones sindicales, en que las entidades de crédito «no tienen demasiado entusiasmo en llevar la solidaridad a las carpetas de préstamos».

Souto es a su vez director de Relaciones Laborales de la comuna de Morón. «La realidad nos obliga a una lectura que no puede tener errores en la visión de que cuando se supere la emergencia los empleadores, sindicatos y gobernantes deberemos ser capaces de pararnos frente al mundo ante el nuevo escenario que vendrá sin lugar a dudas».

«Después de esto, nadie puede discutir la intervención del Estado, cuál es su rol. Y no es soberbia decir que nosotros lo tenemos muy claro. Pudimos apreciar un paquete de medidas que tomó el Gobierno apenas comenzó su mandato en defensa de la industria nacional, algo que hoy parece muy lejano pero está cerca en el tiempo. Superada la pandemia la mirada de un Estado que respalde a su industria y a los trabajadores no puede cambiar», mira hacia adelante.

A principios del año la capacidad instalada era del 50% y hoy la paralización agravó el escenario. En las seccionales de la UOM se sumó la actividad social. «En las comunidades siempre tenemos un trabajo social y ahora se incrementó. Eso va más allá de la representación sindical de nuestros compañeros en defensa de sus derechos y los convenios de labor. La situación de estos días hace que se redoblen esfuerzos, pero es nuestra obligación», dijo Souto.