Hurlingham se suma al barbijo «obligatorio» y además obliga a los comercios a contar con productos para desinfección

En sintonía con lo que sucede en Ciudad y acaba de anunciar la gobernación de Buenos Aires, el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, firmó un decreto que establece el uso obligatorio de protectores que cubran nariz, boca y mentón para las personas que atienden en locales comerciales y de prestación de servicios y para choferes de transporte de pasajeros autorizados a funcionar durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Además, los comercios deberán contar con elementos de desinfección de manos a disposición del personal del establecimiento y de los clientes.

Asimismo, el Decreto recomienda a todos los ciudadanos del partido el uso de protectores faciales para salir de los domicilios por actividades autorizadas y otorga a los comerciantes el derecho de abstenerse de atender a quienes que no los utilicen fundándose en motivos de salud pública.

Por otra parte, la disposición emitida por el gobierno municipal convoca a los comerciantes a contribuir con la aplicación de las medidas obligatorias de distanciamiento social en los locales y sus frentes.

La Secretaría de Gobierno de la comuna, a través de la Dirección General de Fiscalización y Control, se encargará de verificar el cumplimiento de la normativa, que tiene como objetivos cuidar la salud de los vecinos y evitar el contagio y la propagación del coronavirus, en el marco de las recomendaciones, los protocolos y las reglamentaciones emanadas de la Organización Mundial de la Salud, los decretos presidenciales y las resoluciones del gobierno de la Provincia de Buenos Aires.