Sobrero dice que «no hay conflicto», pero rechaza el acuerdo entre empresa y la UF por los guardas en el ramal Sarmiento

El delegado del Tren Sarmiento, Rubén «Pollo» Sobrero, rechazó hoy el acuerdo alcanzado entre Trenes Argentinos y la Unión Ferroviaria, por el cual se amplió la franja horaria de los guardas que estaban en servicio. Esto motivó un conflicto, más allá de la cuarentena, que le resta servicios a Ramal que cubre el Oeste.

«La empresa quiere flexibilizar y quitar conquistas con la excusa del coronavirus», dijo esta mañana el dirigente sindical, en diálogo con Mpquatro radio online. Entre otras cosas, aseguró que el presidente de la empresa, el moronense Martín Marinucci, «me cortó el teléfono», cuando discutían los alcances de la medida.

Sobrero niega por donde puede que esté de paro, pero alude a muchos problemas con el cuidado de los protocolos. «Tenemos un ministro de Transporte que a los trenes los conoce en figurita. Tienen que entender que tenemos una historia detrás. Lo mínimo que pedimos es que nos escuchen. Como van a firmar un acuerdo sin consultarlo con el gremio. Estamos trabajando con dos temas centrales: ajustados al decreto presidencia de la Pandemia. Los que no están en condiciones se fueron a sus casas y tuvimos problemas. Después con todos los elementos de seguridad. No te dan barbijos. No se pueden enojar por eso conmigo».

Por su parte, el gerente del Ramal Sarmiento, Roberto Rocha, aseguró que la empresa «llegó a un acuerdo con el gremio». Ocurre que, como en los subtes, el delegado del Ramal tiene peso propio. «Hay una facción minoritaria en contra de colaborar con una hora extra durante dos semanas», dijo hoy el funcionario.

Por este conflicto hay en servicio 10 coches (en hora pico), en lugar de «16 ò 17», como en las últimas semanas. Además, Trenes Argentinos dispuso de micros en las terminales de Once, Moreno, Merlo y Morón para llevar pasajeros que de otra manera viajarían hacinados en medio de los cuidados por la Pandemia.