La Cámara de laboratorios ofreció donar $14 millones para terminar los hospitales de Ituzaingó y Esteban Echeverría

El presidente Alberto Fernández recibió en Olivos a representantes de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), quienes anunciaron que donarán 14 millones de pesos para terminar los hospitales de Ituzaingó y Esteban Echeverría, que debía construir PAMI.

Según precisó Presidencia en un comunicado, desde la CAEME «se comprometieron a mantener las fuentes laborales», y afirmaron «su compromiso con las políticas» del Gobierno nacional para contener la pandemia del coronavirus.

Flavio Devoto, presidente de CAEME y Gerente General de AbbVie, valoró el encuentro y destacó “los resultados de las medidas dispuestas por las políticas públicas encabezadas por el Poder Ejecutivo Nacional, donde se destaca la tarea realizada por el ministro de Salud, Ginés González García, y su equipo en la lucha contra la pandemia”.

Al tiempo que remarcó “el total compromiso de la industria para colaborar con los recursos disponibles en el desafío que representa la actual emergencia sanitaria”.

De la reunión participaron también Jorge Arévalo, Gerente General de GSK, Juan Diddi, Gerente General de BMS, Nicolás Vaquer, Gerente General de Pfizer; Guillermo Browne, Gerente General de MSD y Carlos Escobar Herrán, director ejecutivo de CAEME.

La entidad, con más de 94 años de trayectoria en el país, está integrada por 44 empresas farmacéuticas y biotecnológicas de I+D de la Argentina, Australia, Japón, Estados Unidos y Europa.

Los directivos de la Cámara detallaron las donaciones realizadas y en curso, como la provisión de reactivos para realizar los test de diagnóstico, y el equipamiento de seguridad y protección para el personal médico y ratificaron su compromiso para realizar una importante donación, del orden de 14 millones de pesos, destinada a poner en marcha dos hospitales del Bicentenario que el PAMI construyó pero nunca terminó en Ituzaingó y Esteban Echeverría.

En ambos casos parte de esos edificios fueron entregados a los municipios para que funcionen, aunque sea de forma parcial.

Pero nunca quedó en claro quien se haría cargo. El plan del intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, era que pase a la Provincia o fuera administrado de manera mixta. En septiembre del año pasado, por un nuevo contrato con el PAMI, que en 2012 apenas si se había hecho cargo de la obra en carácter de «comitente», el Municipio trasladó la salita de Brandsen a la planta baja del edificio del «Bicentenario». Lo rebautizó «Hospital de Ituzaingó», aunque sin complejidad.

La pandemia obligó al Estado a reforzar toda la traza sanitaria. Y así fue que el PAMI comenzó a equipar a sus hospitales con camas y equipos de terapia intensiva. Recién ahora llegó a terminar el primer piso del Hospital de Ituzaingó.