Fernández defendió las prisiones «domiciliarias» y el pedido gubernamental por Ricardo Jaime «por cuestiones de salud»

Luego de los motines y los pedidos gubernamentales por la salud de los presidiarios en medio de la pandemia, el Presidente, Alberto Fernández, sentó posición: Respaldó a la cartera de Derechos Humanos y a la intervención ante la Justicia por Ricardo Jaime, preso por la Tragedia de Once, a quien pidieron excarcelar por una cuestión «de salud».

«Cada dos por tres me encuentro con Bullrich diciendo que yo estoy inventando todo esto para indultar a los presos. La verdad es que quiero que hablemos con seriedad. Las cárceles son un lugar de concentración humana muy riesgosa. El contagio y la contaminación pueden darse con muchísima facilidad», sostuvo el mandatario en Radio con Vos.

Fernández afirmó que «la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dio la recomendación de que todos los Estados tengamos presente que debemos atender la salud de los que están presos y ahí recomiendan la prisión domiciliaria o las pulseras electrónicas».

Así fue que la Secretaría de DDHH pidió que se le conceda la prisión domiciliaria a  Jaime, el ex ministro de Transporte del kirchnerismo condenado por corrupción.

 

«El gobierno no es que pidió su liberación. Hay una posibilidad procesal. No es que el Estado se presentó a pedir la libertad, se solicitó que sea excarcelado por cuestiones de salud y se le pidió a la Secretaria de Derechos Humanos que sea consultada», apuntó hoy Fernández.

Y fundamentó: «Lo llame a Horacio Pietragalla (secretario de DD.HH.) porque no sabía que había pedido el recurso. Jurídicamente es aceptada. Jaime tiene la condena que tiene, pero estábamos hablando de derecho, no de política».

Fernández reconoció, también, anoche sentirse «preocupado» por la situación que se registra en las cárceles en el actual contexto de coronavirus, pero consideró que «es un tema que debe ser resulto por la Justicia»

«Me preocupa la situación de las cárceles y vamos a tratar de tomar medidas sanitarias para evitar los contagios. Pero el tema de las excarcelaciones deben ser resulto por la Justicia», aclaró el Presidente en declaraciones al canal C5N.

Esta mañana, en tanto, la Comisión Provincial por la Memoria, cuyo secretario admitió operar para las excarcelaciones masivas en un audio que se filtró por redes sociales, volvió a la carga con un comunicado en el que señala «en la Argentina, y en particular, en la provincia de Buenos Aires, el Poder Judicial, mediante distintas acordadas, fallos y resoluciones, ha seguido las recomendaciones de los organismos internacionales, ajustándose a derecho».

«Esto ha implicado no solo detener el crecimiento sostenido y acelerado de la población carcelaria, sino ir disminuyendo (aunque lentamente) su número. Esta merma hoy no supera un escaso 5 % del total, mientras la sobrepoblación en algunas unidades asciende al 200%, el triple del cupo. En los pabellones colectivos que esta semana protestaron en la Unidad 23 de Florencio Varela, hay capacidad para 35 personas pero alojan a 140. Las medidas básicas para la prevención de la pandemia son inexistentes e impracticables: menos de medio metro cuadrado ocupado por persona, con cuatro canillas de agua para todos, sin jabones ni alcohol en gel o barbijos», se fundamenta.

«Cuando las protestas se tornaron violentas, la responsabilidad debe buscarse en un servicio penitenciario que eligió reprimir y no dialogar. En la Unidad 23 se expresó de manera trágica: la violencia penitenciaria provocó el fusilamiento con balas de plomo de Federico Rey», reza el comunicado, que no responsabiliza a la gobernación por el hecho.

«Hoy la prioridad es salvar vidas», finaliza la carta de este lunes.