La Provincia incluyó a las peluquerías entre las nuevas excepciones y en el HCD de Morón ya proponen un protocolo

A través de una resolución de Jefatura de Gabinete de la Provincia, este lunes se incluyeron nuevas actividades que quedarán exceptuadas del aislamiento. Entre ellas están las peluquerías, que fueron habilitadas sólo en algunas comunas del interior. Por lo pronto, el bloque de concejales de JxC ya elabora un protocolo del sector para ofrecer al municipio.

La resolución posibilita el funcionamiento presencial de las peluquerías, de lunes a viernes de 14 a 19, con turnos preacordados, no más de dos por hora. También habilita agencias de tómbola, producción de ladrillos y oficinas de abogados. Aunque depende de los protocolos que mande cada Municipio y del análisis de cada caso para que esto se adecúe.

Este era uno de los sectores afectados por la crisis, debido a que necesita la presencia del profesional y el contacto físico, que se intenta evitar en el marco de la pandemia. Por eso, en Morón diseñaron un «protocolo de Trabajo», que lleva la firma de la presidenta de la Cámara de Peinadores del Oeste, Concepción Miranda, el peluquero Claudio Lucchino, el barbero Pablo Bonavita, la Cámara de Comercio de Haedo, representada por su presidente, Hernán Mayor; la Cámara de comercio de El Palomar, representada por Hernán Gallardo; y la Cámara de Comercio de Castelar, representada por su presidente Adolfo Seara, junto a la concejal Natalin Faravelli, de Juntos por el Cambio.

De acuerdo a esta propuesta, «sólo se atenderán clientes con turno reservado: La modalidad reserva de turnos la instrumentará cada comercio conforme a sus propios usos y costumbres».

Además, la capacidad máxima admisible dentro del salón se corresponderá al 50% de la misma en condiciones normales de trabajo (contando personal y clientes). El comercio «deberá poner a disposición del cliente una bolsa
plástica para colocar sus elementos personales, disminuyendo, de éste modo, el riesgo de contaminación del local».

«Sólo podrá ingresar al salón aquél cliente que posea tapa boca. Al momento del ingreso al comercio, al cliente se le
proporcionará alcohol en gel para la desinfección de sus manos. El salón deberá registrar los datos de cada cliente  Se colocará en la entrada un trapo embebido con agua y lavandina para los que ingresan», se regula.

Por último, el cliente deberá ser responsable y responder con sinceridad: ¿Ha tenido temperatura alta, falta de olfato, dolor fuerte de garganta, malestar general en los últimos días? ¿Ha realizado algún viaje en los últimos 14 días? ¿Ha estado en contacto con alguien que haya presentado síntomas, que haya llegado de viaje o que esté en sitios de riesgo? ¿Está dentro del grupo de riesgo?»

Se recomienda un tiempo de 15 minutos entre clientes, para proceder con la sanitización recomendada en el presente protocolo. Y «no se permitirá la espera de clientes dentro del salón (los clientes deberán esperar fuera del local)».

Por supuesto, se recomienda extremar la limpieza, esterilizar instrumental y «desechar las toallas para su posterior lavado».

El personal de trabajo «no deberá usar ningún tipo de accesorio en los brazos (pulseras, relojes, anillos, etc) para evitar el roce y la transmisión».

«Será aconsejable usar una indumentaria única dentro del salón, la cual deberá ser desinfectada en forma diaria» y «el Personal de trabajo deberán utilizar máscara y barbijo de manera permanente mientras haya clientes o compañeros de trabajo dentro del salón», entre otras obligaciones de este protocolo que deberá analizar el HCD y el Ejecutivo.