Tras una auditoría, PAMI rescinde el contrato con la clínica Sagrado Corazón de Hurlingham y trasladará a los afiliados

Luego de un mes de auditorías, el PAMI decidió rescindir el contrato con la clínica «Sagrado Corazón» de Hurlingham, una de las más cuestionadas de la zona, y avanzará desde hoy con el traslado de las afiliados que están internados allí hacia otras prestadoras. El centro venía con denuncias previas de todo tipo.

El anuncio lo hizo esta mañana el ex titular del HCD de Hurlingham y actual subdirector de la Obra Social Martín Rodríguez. «PAMI rescinde en este momento su contrato con la institución. Ahora estamos supervisando el traslado de los pacientes de nuestra obra social hacia otras clínicas. Ningún afiliado de PAMI volverá a atenderse aquí», juró el funcionario camporista, que dispuso de una intervención el 1 de abril.

La clínica había sido auditada en el marco de la pandemia, pero venía con reclamos salariales históricos y se había ganado el apodo de «camino al cielo» entre sus pacientes. Términos similares tienen otros centros que atienden jubilados: La clínica «Los Cedros» de San Justo fue denunciada por los municipios de Hurlingham y de Echeverría por ocultar casos de Covid19. Pero sobrevivió décadas y gobiernos pese a las denuncias de pacientes y víctimas. En 1992 el PAMI le había cortado el contrato y por presiones políticas lo recuperó. Habrá que ver si no termina recibiendo ahora más afiliados o también le llegará la hora.

En cuento a la Sagrado Corazón, Rodríguez confió que «realizamos dos auditorías y la clínica exhibió los peores índices de calidad de atención médica de todas las prestatarias de la provincia de Bs As de los últimos dos años».

«En el contexto de la pandemia de Covid-19, este lugar puede convertirse además en un foco infeccioso. Así que decidimos cortar por lo sano. Hoy se termina el vínculo de PAMI con esta institución», indicó el funcionario. Y agregó: «Esto no repara todo el daño que la clínica ya hizo a muchas familias. Pero evita futuros.