Lucas Ghi está en cuarentena preventiva: Su padre dio positivo de coronavirus y quedó internado esta mañana

El intendente de Morón Lucas Ghi quedó en aislamiento preventivo hoy, luego de que se confirmara que su padre tiene Coronavirus. Mario Ghi, de 76 años, fue hisopado el miércoles, y tuvo el último contacto con su hijo el lunes pasado. Hasta ayer, el jefe comunal mantuvo una intensa una agenda pública, que incluyó una recorrida por el Bario Carlos Gardel, donde el miércoles se hizo una campaña de testeos de Covid 19.

La noticia se conoció esta mañana por un comunicado oficial del Municipio, que informó que el padre de Ghi «fue trasladado esta mañana para ser internado y aislado en un centro de salud, luego de que dieran positivo los análisis para detectar el virus SARS CoV-2, que trasmite coronavirus. Se trata de Mario Ghi, de 76 años de edad, vecino de la localidad de El Palomar».

El intendente informó que «el lunes tuvo el último contacto con su padre y que, el miércoles, Mario fue hisopado y mantenido en aislamiento luego de presentar estado febril. A últimas horas de ayer se confirmó el diagnóstico positivo de los estudios de laboratorio y se dispusieron las medidas para su recuperación».

«A raíz de la cercanía y de acuerdo a los protocolos sanitarios, el intendente de Morón continuará con todas sus responsabilidades de Gobierno desde su domicilio, donde cumplirá con el aislamiento preventivo correspondiente. Además, realizará los relevamientos médicos para evaluar su situación sanitaria», destacó el Municipio. Resta saber si todos los que tuvieron contactos con el intendente esta semana también estarán en cuarentena, como ocurrió con dos secretarios que estuvieron en reunión con un ejecutivo de la Clìnica Agüero de Morón Sur que luego diera positivo. De por sí, en el Municipio se cumple un protocolo de «home ofice» con muchos empleados, lo que se fue flexibilizando por necesidad económica.

Es el primer caso de un intendente que tiene que aislarse en el GBA. Aunque inédito, es notable que sea este el primer caso, a casi dos meses de decretada la emergencia sanitaria, siendo que los jefes comunales y sus gabinetes tienen una intensa actividad pública, pudiendo así contagiarse o contagiar a otros.