Nueva cumbre en Olivos: Buscarán restringir el comercio y el transporte hacia la Ciudad y aumentar los testeos en barrios

El gobernador Axel Kicllof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; se reunieron esta noche en Olivos con el Presidente, Alberto Fernández, para definir la continuidad de la cuarentena y coordinar el transporte metropolitano.

Una de las posibilidades analizadas para contener el pico de contagios consiste en volver a decretar el cierre de comercios a partir del próximo lunes en Capital, pero con la continuidad de los paseos familiares de una hora los fines de semana según la terminación del DNI.

No hubo definiciones en el cónclave tripartido de la residencia presidencial. Sin embargo, el Presidente logró sentar la piedra basal del próximo anuncio de extensión de la cuarentena, en principio hasta el 8 de junio. Tanto la extensión como el rigor de las medidas para el área metropolitana, donde habitan casi 14 millones de personas, será por consenso. Las tres jurisdicciones coinciden en la gravedad de la crisis social y sanitaria en el inicio del pico de contagios.

La reunión se abrió con el análisis del nuevo récord diario de 474 contagios en todo el país de los cuales 257 corresponden a la Ciudad y 178 a la Provincia.

Participaron además del Presidente el Gobernador, el Jefe de gobierno porteño y su vice, Diego Santilli, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, los ministros de Salud Fernán Quiros (CABA), Daniel Gollán (PBA), la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti y el Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, entre otros.

La Ciudad llevó un diagnóstico “optimista no aperturista” sobre el distrito a la reunión con el Presidente y el Gobernador. Sin embargo, el jefe de gobierno porteño se mostró a dispuesto a dar marcha atrás con la atención al público en los comercios de la Capital Federal si la curva sigue en alza.

Pero Alberto, Larreta y Kicillof también se pusieron de acuerdo sobre un plan de logística para trenes y colectivos con controles en especial en las estaciones de Roca y el Sarmiento para hacer que viaje menos gente desde la provincia a la Ciudad. Ese esquema sería coordinado por Meoni.

El funcionario, ya había iniciado una mediación entre Larreta y Kicillof para contener el flujo de pasajeros desde el conurbano a la Capital a través de mayores controles en los accesos a las estaciones interjurisdiccionales.

El Presidente ofreció además ayuda del gobierno nacional para que sea más rápido y eficiente el testeo y diagnóstico de coronavirus en los barrios populares del área metropolitana.

Larreta evitó arriesgar definiciones con el espíritu de consensuar el formato del nuevo tramo del aislamiento social obligatorio.

En la previa a la reunión tripartita de hoy en Olivos, Alberto ya había dado indicios de hacia donde podría inclinar la balanza en la tensión Ciudad-Provincia por la apertura comercial.

Ayer se mostró con Kicillof en Tigre en la reapertura de una planta automotriz donde anunció que la cuarentena seguirá más allá del próximo domingo. Por la tarde, mandó a Santiago Cafiero y a medio gabinete nacional a reunirse con el Gobernador y su comité de emergencia para desplegar acciones sociales y sanitarias en barrios vulnerables.

Y por la noche recibió en Olivos a Santiago Levy, periodista de la Garganta Poderosa y referente social de la villa 31 de Retiro.

Esta tarde, antes de recibir a Larreta y a Kicillof, Alberto volvió a abrir las puertas de Olivos para referentes sociales de los barrios populares de la ciudad de Buenos Aires donde se registra el pico de contagios porteños. “Sé que tienen problemas y vamos a ayudar a resolverlos, quiero que los que están sufriendo, no sufran más”, se comprometió Fernández.

Y agregó: “Argentina fue un país distinto cuando le dimos derechos a la gente. Y fue muy distinto cuando se los sacaron”.