El Obispo de Morón cedió al Municipio una casa contigua al Hospital para que descansen los médicos, por la pandemia

Tal como adelantara este medio semanas atrás, el Obispo de Morón, Monseñor Jorge Vázquez, firmó un convenio con el intendente, Lucas Ghi, mediante el cual la Diócesis le cede al Municipio de Morón el uso transitorio de parte de las instalaciones de una casa adjunta al Hospital municipal Ostaciana B. de Lavignolle, para que sea utilizado como lugar de descanso del personal de Salud afectado a la atención de casos sospechosos y confirmados de COVID-19.

Se trata de un inmueble que aloja habitualmente al Servicio Religioso que cumple tareas de atención espiritual a los pacientes del Hospital. Los médicos que se encuentran con mayor riesgo de contagio podrán permanecer aislados del resto de la guardia para prevenir y evitar la contaminación del resto del equipo. Los profesionales dispondrán de este espacio de uso exclusivo para sus tareas de aseo, desinfección, descanso y preparación para intervenciones médicas.

“Agradezco al Obispo por su enorme generosidad en poner a disposición las instalaciones de esta casa. Lo que nos propone con este gesto es sumamente estimulante e inspirador. Es seguir poniendo en valor ese espacio y darle una funcionalidad concreta al servicio de quienes hoy, en el marco de la pandemia, están en la primera línea de combate, que son los médicos, enfermeras, terapistas, kinesiólogos. Son ellas y ellos los que todos los días les ponen el cuerpo con mucho amor y compromiso para dar respuesta a una demanda tan acuciante. Por eso es tan importante una iniciativas como esta que surge del trabajo conjunto entre el Obispado y el Municipio”, afirmó el intendente Ghi tras la firma.

Monseñor Vázquez sostuvo que “la emergencia demanda que todos nos hagamos responsables. Nosotros desde el Obispado, tanto como las autoridades municipales, debemos asumir esas responsabilidades y tenemos que vivir esa sinergia entre todas las instituciones, para ponernos al servicio de cuidar a la gente y evitar que ésta enfermedad se expanda. Por eso, es que cedemos con mucho gusto ese sector de la casa para alojar a personal médico mientras dure la pandemia”.

La casa se encontraba en tareas de reacondicionamiento desde finales de 2019. Pese a que al inicio de la cuarentena las obras se detuvieron, se reanudaron ante la posibilidad de ayudar al Hospital, y fueron completadas con contribuciones de la cooperadora, que adquirió artefactos y mobiliario por un valor equivalente al 20% de la inversión.