El ministro de Salud bonaerense mete miedo: «Si los contagios subieran el ritmo, el sistema colapsa a mediados de julio»

El Ministerio de Salud bonaerense sigue generando polémicas, con advertencias temibles sobre las consecuencias de la flexibilización de la cuarentena. Las excepciones avanzan pese a la suba de casos de coronavirus y la proximidad del invierno.»En provincia nos está dando que si los contagios subieran a un ritmo exponencial tendríamos el sistema colapsado para mediados de julio. En esa fecha estaría al límite», manifestó esta mañana el ministro Daniel Gollán.

«Si la cosa se desmadra hay que cerrar. Evitar hasta dónde podamos una gran cantidad de muertes; otros países lo hicieron distinto, dijeron que mueran los que tengan que morir», sostuvo Gollán.

Y agregó: «Si se levanta la cuarentena en forma completa vamos a una situación donde se desborda el sistema sanitario y es la médica de Chile diciendo ‘a quien le sacó el respirador y a quién se lo pongo'».  La semana pasada directamente dijo que si se levanta la cuarentena «en 15 días vamos a ver cadáveres apilándose”

El ministro de Salud aseguró que las cifras de los últimos 15 días son contundentes y no permiten relajar de ninguna forma el aislamiento en el AMBA. «En los últimos 15 días la cantidad de casos aumentó en forma importante, veníamos promedio de 60 casos y pasamos a promedio cinco veces mayor», detalló.

«Nosotros decimos que las zonas donde hay mayor concentración de casos deben estar lo menos conectadas posibles con las zonas que no lo tienen. Ahora, los barrios populares de la Ciudad –que son menos que la Provincia– interactúan con toda la Ciudad y Conurbano; los barrios populares de Tapiales, La Matanza y Lanús interactúan todo el tiempo», describió.

Por esa razón, señaló que el AMBA debe ser analizada como una única «unidad epidemiología» y que las estrategias tienen que ser comunes en ambos distritos. Así, Gollán argumentó su rechazo a cualquier tipo de apertura comercial que implique mayor circulación de personas.

Según las estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires, la mitad de los trabajadores de Capital residen en Provincia. Eso haría que una mayor apertura comercial genere inmediatamente mayor circulación de gente y, por ende, del virus.

«Si se ve un aumento de casos, hay que ser más cautelosos. Para nosotros, en Provincia no habría que hacer ninguna actividad que aumente la cantidad de circulación que no puedo controlar», manifestó.

Y alertó: «Si lanzo gente a la calle que no se para dónde va y de dónde viene es una situación que no puede controlar».

Desde mediados de mayo, Gollán se convirtió en uno de los protagonistas de las tensiones entre Ciudad y Provincia en medio de la pandemia. Todo comenzó con un polémico mensaje que escribió en Twitter acusando a la Capital de ser el foco del coronavirus. Con un gráfico en el que la Capital Federal está resaltada en color rojo el ministro escribió: «Queda claro en este mapa dónde está el mayor riesgo de irradiación del coronavirus».

Tras la controversia que se generó, el ministro fue más allá. «Algunos se horrorizan con las verdades y buscan conflictos donde no hay. Estamos haciendo un gran trabajo conjunto con CABA y no es contradictorio con decir que CABA hoy es el foco de contagios más preocupante».

«Hay que frenar los casos. Esto es vida o muerte. No jodan», agregó. Días atrás, dejó otra frase que encendió luces de alerta en medio de la cuarentena. “Si se levanta la cuarentena, en 15 días vamos a tener cadáveres apilándose, como en San Pablo o en Nueva York”, expresó.

En su entrevista de hoy, defendió ese crudo pronóstico, pero al mismo tiempo habló de un indicador positivo. Dijo que apenas el 5% de los contagiados de Provincia necesitan camas de terapia intensiva, algo que sigue los parámetros mundial del covid-19.

«De los contagiados, solo el 5% necesita camas de terapia intensiva. En Provincia tenemos 330 internados en terapia por covid, que es el 5% de los 6.600 casos que tenemos», explicó y dijo que tienen un 40% del total de camas de terapia ocupadas por todos los tipos de patología, por lo cual queda un 60% de las plazas disponibles entre el sector público y privado.