El Gobierno mantiene la cuarentena, al menos, hasta el 28 de junio en el Área Metropolitana, pero flexibiliza en el interior

El Presidente, Alberto Fernández, anunció una nueva extensión hasta el 28 de junio del aislamiento social, preventivo y obligatorio en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Capital y Gran Buenos Aires), Gran Resistencia, Gran Córdoba, algunas ciudades de Río Negro y Trelew, para controlar la pandemia de coronavirus. Mientras tanto, el resto del país ingresa en la denominada “nueva normalidad”, que estará regida por el “distanciamiento social obligatorio”.

Acompañado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador, Axel Kicillof, Fernández argumentó que el 90% de los casos de Covid-19 se registraron en el AMBA, mientras que hay 18 provincias que no presentan contagios. Al momento de la conferencia se contabilizaban 20.197 casos positivos en todo el país.

“El aislamiento social indica que cada persona debe quedarse en su casa” sostuvo el Presidente al tiempo que enumeró las excepciones como hacer compras o trabajos esenciales. «El distanciamiento social supone que solo vamos a poder reconocerlo si se dan ciertas condiciones sanitarias: un sistema de salud adecuado para atender la pandemia, que no haya transmisión comunitaria del virus y algunos otros criterios epidemiológicos», explicó Fernández.

Quienes vivan en lugares con distanciamiento social podrán circular, trabajar y realizar sus actividades siempre que guarden la distancia de 2 metros. Al mismo tiempo, todas las actividades que reabren deben reorganizarse para cumplir esta norma.

“Vamos a seguir cuidando las condiciones que siempre recomendamos: tapabocas, higiene de manos, alcohol, ventilación de ambientes y desinfección de superficies; y en los lugares cerrados no podrán reunirse más de 10 personas y nunca superando la ocupación del 50% del lugar donde se reúnen”, explicaron desde Gobierno.

Fernández aclaró que, “aunque gran parte del país ya esté funcionando” no está “superado” el problema del coronavirus.

Por este motivo, explicó que seguirán prohibidos en todo el país los eventos públicos o privados de más de diez personas, como cines, teatros, clubes, centros culturales, transporte público de pasajeros interurbano o interjurisdiccional, y la actividad turística.

Consultado sobre un posible regreso a clases, el Jefe de Estado explicó que el Ministerio de Educación con asesoramiento del Consejo de Rectores y de expertas y expertos evaluará los protocolos necesarios para que en el futuro puedan evaluarse retornos progresivos en ciertas áreas geográficas específicas. Mientras tanto, continúan suspendidas las clases presenciales.

A diferencia de las ocasiones anteriores, el anuncio comenzó con un video institucional en el que se destacaba que el equivalente al 85% del país retomaba su actividad productiva. La idea del Gobierno es demostrar precisamente que, pese al cansancio ante la cuarentena que reflejan las encuestas en el AMBA, buena parte del interior retomó su actividad. En la misma línea se enmarca el viaje que el Presidente realizará este viernes a La Pampa y Neuquén.

Sobre el aspecto económico, Fernández confirmó que el Gobierno continuará con la ayuda a distintos sectores para «sobrellevar» los efectos económicos y sociales de la pandemia de coronavirus y resaltó que el Estado destinó el 2,6% del PBI, en los distintos tipos de medidas de contención, como el IFE, la AUH y los ATP, entre otros.

«Vamos a continuar con las ayudas para sobrellevar» los efectos de la pandemia, dijo el Presidente desde Olivos al anunciar la extensión del aislamiento social obligatorio hasta el 28 de junio.

A su turno, Larreta anunció que implementará desde el lunes próximo la habilitación de locales barriales de venta de ropa y calzado, la práctica del deportes individuales en horario nocturno, más salidas para los chicos los fines de semana y la transmisión de oficios religiosos por internet desde los templos.

El Jefe de Gobierno porteño denominó dicho esquema como una «cuarentena protocolizada» en la que pueden darse «avances o retrocesos» según el incremento de contagios de coronavirus.

En tanto, el gobernador Axel Kicillof anunció que en la provincia se aplicará un sistema de fases para que los municipios habiliten actividades.

El funcionario hizo hincapié en el contraste existente entre los municipios del AMBA y el interior de la provincia. «Cada intendente nos va a proponer los cambios de fases para abrir más actividades» y ejemplificó que para la Fase 5 en la que el único requisito es el cuidado personal y la aplicación de protocolos «se llega con más de 21 días sin contagios». El gobernador detalló que en esa condición están solo 61 municipios.

Al mismo tiempo aclaró que en la zona del AMBA «es una situación distinta porque la curva está empinada y cuando crecen los casos aumenta la protección o queda todo como está».

Antes de anunciar las medidas, el Presidente mantuvo una videoconferencia con los gobernadores y por la tarde recibió al comité de expertos médicos y científicos para analizar la situación de la pandemia.