Sesionó en el exCine: Por la cuarentena, el HCD de Ituzaingó avanzó hacia un ajuste en las tasas que pagan los comercios

Movilizado por los efectos de la pandemia de Coronavirus, como por la macha del 26 de mayo, el Concejo Deliberante de Ituzaingó avanzó hacia una nueva reforma impositiva, con la que se pretende aliviar tensiones sobre el comercio minorista y aumentar la presión fiscal a los supermercados y bancos, los menos perjudicados por la cuarentena.

Por razones de seguridad sanitaria, la sesión se realizó en el cine teatro. El paquete se aprobó por unanimidad, pero no todos fueron elogios. «Lo que se aprobó fue la ordenanza preparatoria de una reforma a los artículos de la Fiscal. Ahí se establece que el intendente puede aumentar las tasas por decretos, con lo que nunca voy a estar de acuerdo. Lo aprobaron una vez y nunca más lo van a quitar», se desahogaba esta tarde la concejal radical (JxC) Rossana Galassi.

Por su parte, el titular del Concejo, Pablo Piana, explicó que «el paquete de medidas aprobado es una buena noticia en este momento tan difícil para el comercio local y para las pymes, y también es el resultado de políticas activas del Municipio con respecto a estar cerca de los vecinos y las vecinas». Aunque aquél día no habló, fue uno de los que puso la cara ante los comerciantes molestos.

Sin respaldo de UCIADI, los autoconvocados se quejaban de la falta de protocolos, de que Morón y Merlo estaban abiertos y de que las tasas de seguridad e higiene seguían llegando como una «burla» del Estado que no les permitía levantar las persianas. Al otro día, como por acto de magia, se permitió. Con o sin autorización, la «prueba piloto» continúa activa, aunque muchos locales tiene el cartel de «se alquila».

Entre los beneficios del norma, hay eximiciones y bonificaciones del cien por ciento de los intereses generados por pago fuera de término de aquellos atributos municipales directamente vinculados a la actividad comercial por 90 días contados desde la aplicación de la medida.

También estarán eximidos o bonificados del pago de la Tasa de Seguridad e Higiene de las actividades afectadas por las restricciones de la cuarentena: hoteles, restaurantes, bares, clubes y gimnasios.

En este sentido el programa incluye un plazo de 60 días posteriores a la finalización del aislamiento para regularizar habilitaciones; beneficios para comercios de baja facturación; facilidad de pagos en las tasas municipales; y se suspenderán, por tiempo ilimitado, las ejecuciones fiscales.

En cuanto a los grandes contribuyentes, como bancos e hipermercados, el HCD aprobó un significativo aumento de la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene. Esta medida busca brindar algo de equidad frente a la desigualdad de la facturación de los distintos comercios del distrito, producto de la pandemia que golpea al país, y especialmente a los pequeños y medianos comerciantes y las pymes.