«Se vienen cuatro semanas complicadas, donde hay circulación del contagio», advirtió el intendente Zabaleta

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, advirtió que «se vienen cuatro semanas complicadas» en las que habrá «que extremar los cuidados» para evitar el contagio de coronavirus. Su distrito cuenta 5 víctimas fatales desde que comenzó la pandemia.

«Se vienen cuatro semanas complicadas, donde hay circulación del contagio, por lo que hacemos un llamado a la reflexión para entender que hay que cuidarse, mantener la distancia social, usar el tapabocas y los elementos de higiene», dijo Zabaleta.

El intendente hizo estas declaraciones después de recibir el equipamiento sanitario para el Hospital Modular de Emergencias que se construyó Hurlingham, en el noroeste del conurbano bonaerense.

«Este es el momento donde tenemos que hacer valer esa cuarentena que nos sirvió como vacuna contra el coronavirus, que sirvió para que los vecinos se quedaran en sus casas, no se contagiaran», remarcó Zabaleta.

El hospital modular de ese distrito es uno de los doce centros de salud que construyó el gobierno nacional con el objetivo de ampliar la red de emergencia para atender la pandemia.

«En total, cuenta con 76 camas, 52 de internación crítica con oxígeno y 24 de terapia intensiva de alta complejidad con respirador», dijo Zabaleta a Télam, y agregó: «Es importante que los vecinos de la provincia y de Hurlingham vean que estamos equipados para poder atender la pandemia».

En el caso de Hurlingham el edificio se encuentra en el terreno anexo al Hospital «Papa Francisco» (ex UPA), en la calle Veragua al 4500, en la localidad de Villa Tesei.

Cuenta con tres respiradores, ocho camas de terapia intermedia, laboratorio de análisis clínico 24 horas y sala de rayos.

«Ambos hospitales funcionarán en red para fortalecer el trabajo y contener la demanda del distrito y la región», explicaron fuentes comunales.

Para afrontar la pandemia el gobierno construyó en en un mes doce hospitales modulares: ocho en el conurbano -en Almirante Brown, Florencio Varela, General Rodríguez, Hurlingham, Lomas de Zamora, Moreno, Quilmes, Tres de Febrero- y los cuatro restantes en Mar del Plata (Buenos Aires), Resistencia (Chaco), Córdoba capital y Granadero Baigorria (Santa Fe).

Estos centros sumaron un total de 840 camas de terapia e internación, 276 respiradores y 24 ventiladores de transporte y están equipados con monitores multiparamétricos, ecógrafos portátiles, electrocardiógrafos y equipos de rayos X, entre otros aparatos. Funcionarán las 24 horas con equipos de médicos, enfermeros, profesionales y trabajadores de la salud, y una vez que finalice la pandemia seguirán estando al servicio de toda la comunidad.

(Télam)