Diferencias en los datos de Salud: Según la Provincia, la ocupación de camas de terapia en el GBA es del 51.75%

Mientras avanzan los rumores sobre el retorno (difícil) de la cuarentena a la Fase 1 en el AMBA, los datos que brinda la Nación no coinciden con lo que tienen la Provincia y los Municipios. Poco serio, si de esos datos dependen las medidas a tomar para combatir la pandemia de coronavirus, o los percances económicos y sociales que causa el aislamiento.

Las cifras de contagios, víctimas y tasa de mortalidad, por empezar, nunca coincidieron en el Gran Buenos Aires, donde recién en las últimas semanas explotó la cantidad de casos, lo que no necesariamente implica una mala noticia. A medida que avanzó la pandemia bajó la mortalidad. La Provincia es el distrito con más casos y con más muertos.

El regreso a la Fase 1 se basaría en el aumento de casos, pero más importante son los otros dos índices que son correlativos: mortalidad y ocupación de camas de terapia intensiva (si colapsa este sistema sube la tasa, con más víctimas).

El jueves pasado, un informe del Ministerio de Salud de la Nación destacó que la ocupación terapia intensiva llegaba al 45% en el país y a «más de 70% en 4 municipios del GBA». Esos distritos salieron a desmentirlo. Según el informe, Esteban Echeverría encabezaba el ranking con el 82,6% de ocupación y continuaba Morón, con 75,2% de indicador. El municipio gobernador por el kirchnerista Lucas Ghi corrigió al día siguiente que estaban en apenas el 57%.

Para el Ministerio, en el GBA la ocupación de camas del sector público es del 57,4% y en el sector privado es del 54,2%. Ayer la Provincia detalló que de 18.326 plazas totales -tanto del sector público como privado, hospitales municipales, provinciales y nacionales-, 9.493 (51,75%) ya estaban ocupadas: 1.199 por Covid-19 y 1.237, por sospecha.

«Así, en las salas de cuidados intensivos, la ocupación llegaba al 52,20%: 1.961 internados sobre 3.757 camas. De ellos, 250 eran pacientes con el virus confirmado y 191 con sintomatología», corrigió la cartera bonaerense, que aún siendo propenso a «cerrar todo», como dijo el viceministro de salud, Nicolás Kreplak, resultó más optimista que la Nación.

El gobernador Axel Kicillof remarcó durante la entrega de respiradores que el actual «es un momento para crear conciencia» y advirtió que la sociedad no debe «relajarse ni bajar los brazos». Además destacó que la cuarentena por la pandemia de coronavirus permitió a su administración «recuperar el sistema sanitario», lo que se traduce, dijo, en el aumento en un 31% de las camas de terapia intensiva en los hospitales de los 40 municipios que integran el AMBA.

La información no daña, pero sí cuando no es completa. Hay salas en hospitales y hasta centros de «emergencia» que están a la espera de que el desastre sanitario suceda. Por ahora parece lejos, aunque el virus brote por todas partes.