Una pareja de Morón intentó llegar a Pinamar en taxi, con un permiso falso, e intentó coimear a los guardias del control

Una pareja oriunda de Morón fue detenida en Pinamar Pinamar este miércoles, cuando intentaba entrar a la ciudad balnearia en un taxi y argumentando un falso motivo de fuerza mayor. En ese momento le habrían ofrecido una coima al personal de seguridad que realizaba el control y al no tener éxito, escaparon.

Los desafortunados viajantes se detuvieron en el kilómetro 397 de la Ruta 11 y tras abrirles una causa, los escoltaron de regreso al Gran Buenos Aires. El intendente, Martín Yeza, se encargó de publicitar el caso.

La pareja llegó a la costa abordo de un taxi de la Ciudad de Buenos Aires. Y en el control policial explicó que el viaje se debía a razón del cuidado y asistencia a una persona mayor, tal cual alegaba el permiso de circulación.

Pero al hacerles a un cuestionario para validar el permiso, los agentes viales rápidamente detectaron que eran otros los motivos de su visita.

“Cuando son parados por la Guardia Urbana y se les piden los permisos, los muestran. Pero al momento de interrogarlos para ver si efectivamente la realidad concordaba con lo que decía el papel surge una contradicción y niegan lo del permiso. Ahí es cuando se rechaza la entrada y se le pide al pasajero que baje del auto”, detalló Lucas Ventoso, Secretario de Seguridad de Pinamar.

Según el relato del funcionario, el hombre, ya fuera del auto, pidió permiso para ir al baño y luego que se lo negaron, ofreció una coima de $15.000 para que lo dejaran ingresar a la ciudad.

Luego del rechazo de la oferta, cuando los agentes se disponían a alertar a la Policía para que interviniera, la pareja volvió a subir al taxi y retomó camino por Ruta 11, en dirección a Valeria del Mar, según ratifica también un parte emitido por la Jefatura de Policía de Seguridad Comunal de Pinamar.

Luego del alerta a la policía también de la ciudad de Madariaga, los dos jóvenes de cerca de 30 años, él oriundo de Entre Ríos y ella vecina de Morón, donde viven juntos, fueron detenidos en la colectora de la Ruta 11.

Acababan de hacer compras en un supermercado mayorista sobre la ruta, y en ese momento estaban pasando la mercadería del taxi a un vehículo particular, marca Volkswagen Vento.

“Se lo intercepta en colectora de Diarco, ruta 11 km. 397, ofreciéndole al conductor (del Vento) la suma de 2.000 pesos para que le llevara la mercadería comprada a un domicilio de esta localidad”, detalla el parte policial.

La causa quedó en manos de la fiscalía de Eduardo Elizarraga, quien ordenó la aprehensión de la pareja y requisa de los vehículos. Además se les inició a ambos una causa bajo la carátula de “Tentativa de Cohecho e infracción del artículo 205 del Código Penal”, que castiga la violación de una medida dispuesta por las autoridades competentes para resguardar la salud de la población.

El chofer del taxi, en tanto, recuperó el vehículo luego de la requisa y ya identificado, se pudo ir. No le iniciaron acciones legales porque, según explicaron, «no tenía ni idea de que sus pasajeros habían ofrecido coima».

Los ciudadanos de Pinamar atraviesan las fase 4 de aislamiento social, preventivo y obligatorio, etapa en la que tienen permitido únicamente la circulación dentro del Partido, con salidas de esparcimiento.