Un vecino de González Catán se salvó de milagro, luego de ser atropellado desde atrás por una camioneta robada

Dos delincuentes armados que eran perseguidos por la Policía luego de robarse una camioneta en González Catán atropellaron en la huida a un peatón, que se salvó de milagro: quedó internado en el hospital Paroissien de Isidro Casanova.

Lo asaltantes fueron detenidos a las pocas cuadras y se les secuestró una pistola calibre 9 milímetros. Uno de ellos, de 15 años, es inimputable para la Justicia penal. El incidente ocurrió cerca de las 11.30 en la esquina de Lavalleja e Intendente Federico Pedro Russo, cuando un hombre alertó a efectivos de la División Motorizada de la Estación Matanza que recorrían la zona que dos ladrones armados habían robado una camioneta Renault Kangoo roja hacía instantes.

De inmediato, policías a bordo de unas once motos divisaron el vehículo y comenzaron a perseguir por distintas calles a los delincuentes, que escapaban a gran velocidad. Russo caminaba sobre el asfalto cuando fue embestido desde atrás por la camioneta, lo que provocó que golpeara fuertemente contra el cordón de la vereda y cayera sobre el asfalto.

En tanto, al llegar a la esquina de Lavalleja y Alegría, los ladrones abandonaron el vehículo y continuaron la huida a pie hasta que finalmente fueron interceptados por los efectivos. Uno de ellos fue identificado por la Policía como Franco Parabagna (23) y se le secuestró una pistola calibre 9 milímetros con la numeración suprimida y sin municiones.

Asimismo, posteriormente el propietario de la camioneta reconoció a los asaltantes como quienes le sustrajeron el vehículo.

El hombre atropellado no había podido ser identificado, y pese a haber sido trasladado inconsciente como consecuencia del golpe que sufrió en el cráneo, además tenía el hombro izquierdo dislocado y esta noche permanecía internado pero fuera de peligro, añadieron los informantes.

«Estaba lavando ropa, escuchamos los tiros y mi mamá me dice ‘meté los chicos adentro’. Salí corriendo y vi que era Julio, ya estaba la Policía. Pensamos que estaba muerto», contó este jueves por la mañana Cinthia, al canal de noticias TN.

«Tenemos dos hijos. Los chicos están asustados, les da miedo ver a su papá así. Necesitamos que nos ayuden», remarcó la mujer. A su lado, Fabiana, su mamá y suegra de la víctima, insistió: «La policía no nos dejaba acercarnos. Se tiene que hacer Justicia, no puede ser… Había ido a comprar comida para los chicos. Después una ambulancia lo llevó al hospital, fue uno de mis hijos con él pero le dieron un antiinflamatorio y lo mandaron de vuelta, porque dicen que están con el coronavirus ​y es peligroso. Pero Julio tiene problemas de salud, es cardíaco, no puede ser».

La secuencia de las imágenes es impactante y que el hombre aún esté vivo parece un verdadero milagro. «Ve el video y se pone muy mal…», coinciden las mujeres. Julio recibió un fuerte golpe en la cabeza y se dislocó un hombro.