«Tentativa de homicidio»: Pidieron prisión preventiva para la mujer que atacó a periodista de Canal 26 y amenazó a la hija

El fiscal de Ituzaingó Marcelo Tavolaro (UFI 1) solicitó la prisión preventiva de la mujer que atacó hace un mes a la periodista de Canal 26 Melisa Zurita, cuando se hallaba junto a su hija de 4 años en su casa del barrio privado Casco Leloir.

El fucunario acusó a Geraldine Martínez (37) por los delitos de “homicidio simple reiterado -dos hechos- en grado de tentativa, robo agravado por el uso de arma y hurto calificado por haberse empleado llave verdadera previamente sustraída”.

El fiscal dio por probado que el “6 de junio de 2020, alrededor de las 19, una mujer que fuera identificada a la postre como Geraldine Daiana Martínez, mediante el empleo de un alicate, cortó el alambrado perimetral del barrio cerrado» ubicado en calle Del Facón 1025 de Parque Leloir.

“Ya en su interior, la intrusa se dirigió a la finca del lote 28 del mencionado barrio, morada de Melisa Raquel Zurita y su familia, en donde la mencionada Martínez accedió al interior de la vivienda, portando consigo cuanto menos un cuter en su cintura y cuchillos en sus manos”, relató el fiscal.

Tavolaro afirmó que “con el claro designio de dar muerte”, Martínez “irrumpió en el dormitorio donde descansaba la dueña de casa junto con su hija de 4 años de edad a los gritos de ‘estoy armada, te voy a matar a vos y a tu hija’”.

Al continuar con la descripción del hecho, el fiscal de Ituzaingó narró que “luego de un forcejeo”, Martínez le “arrebató y se apoderó ilegítimamente” del teléfono celular iPhone 11 Plus con el que la periodista intentó llamar a su marido para pedir auxilio.

“En esa situación, la víctima logra tomar a su hija y huye del lugar a través de la ventana del dormitorio hacia la casa de un vecino en busca de auxilio, frustrándose el designio letal de la agresora por obvias razones ajenas a su voluntad”, señaló el representante del Ministerio Público Fiscal.

Por último, Tavolaro indicó que Martínez se apropió de las llaves y hurtó la camioneta Jeep Renegade de Zurita con la que intentó escapar “a toda velocidad del barrio”, aunque en la puerta fue interceptada por personal de seguridad privada que la redujo e impidió su egreso.

De las constancias de la causa, se pudo probar que Martínez ingresó al barrio cerrado “violentando el cerco perimetral valiéndose de un alicate” y que en ese sitio se encontró “una botella de whisky de color verde”.

Asimismo, el fiscal aclaró que “la acusada actuó sola” y que la sensación que tuvo Zurita de encontrarse con dos hombres que también la perseguían cuando salió corriendo con su hija para refugiarse a la casa de un vecino, fue una confusión, ya que en realidad se trataba de los dos primeros vigiladores que arribaron en su auxilio y que ella no reconoció.

Al ser indagada por la Fiscalía, Martínez reconoció que había entrado con una trincheta a la casa pero para hablar con su ex marido, quien en ese momento no se encontraba, y que había ingerido alcohol y pastillas, pero negó haber amenazado o agredido a la periodista de Canal 26, versión de la que descreyó el fiscal por el relato de la víctima.

Al día siguiente del hecho, Zurita afirmó que le tenía “terror” a la ex de su marido Gustavo Holstein, CEO de la marca de lentes Orbital, y que esperaba que la justicia la deje detenida. A partir del pedido del fiscal, ahora el juez de Garantías 5 de Morón, Jorge Rodríguez, tiene cinco días para resolver si le dicta la prisión preventiva.

En su indagatoria como imputada, Martínez manifestó arrepentimiento por el ataque, contó que esa noche había consumido alcohol y una serie de pastillas recetadas por un médico y dijo que padecía un trastorno psicológico que de alguna manera influyó en su comportamiento. En las pericias psiquiátricas que le realizaron coincidieron con el diagnóstico.
En publicaciones subidas a redes personales, Martínez dio su versión sobre el día en que tomó “la peor decisión” de su vida. “Fui a pedirle explicaciones a Gustavo, el padre de mis hijos. Nunca tendría que haber ido, jamás pensé en las consecuencias. Pero jamás fui a hacerle daño a su esposa y a su hija. Soy mamá, no lo haría. Lo juro”, explicó la acusada.