Adaptación por #Cuarentena: Auditorio Oeste ofrece un mercado que une la cultura con la alimentación saludable

No es una salida para el rubro. Pero es una manera de ayudarse en el mal momento, a la espera del retorno de la normalidad. Auditorio Oeste, el escenario de rock más importante de la Zona Oeste, aún no puede abrir para espectáculos pero al menos lo hace los sábados con una propuesta ajena que une cultura con cultivos: El Mercado Buen Corazón Oeste, un lugar donde ofrecen alimentos frescos y sin agro-tóxicos.

“La agricultura viene de la cultura también y venimos soñando hacer esto acá desde hace un tiempo”, cuenta Perla Herro, cocinera y vecina de la zona, que es activista de Slow Food Argentina, un movimiento que determina los parámetros para una alimentación sustentable.

La idea del proyecto salió de esta vecina junto con Leo Yazurlo, fundador de Auditorio Oeste, músico y productor de conciertos; y Pablo Bobadilla, periodista, productor y fundador del proyecto Buen Corazón, que ya funcionaba como compra colectiva de alimentos agroecológicos.

Mercado Agroecologico Buen Corazon Haedo

una nueva edicion del nuevo Mercado en Audoitorio Oeste.

Posted by Auditorio Oeste on Thursday, July 2, 2020

 

Los tres mentores de este mercado se conocen desde hace años, cuando Perla tenía un local de comida vegetariana en Ramos Mejía, mientras que Leo y Pablo estaban vinculados a otro conocido bar: Santana.

“Buen Corazón lo empecé hace 6 años como verdulería. Arranqué con una bici-tienda que compré en la Villa 31. La puse en un mercado en Flores y después empecé a hacerlo con reparto a domicilio de cajones. Empezamos a hablar para hacer una feria en Auditorio y al final nos decidimos por hacer el mercado”, cuenta Bobadilla.

La encargada de la curaduría de los alimentos que se ofrecen en el mercado es Perla, quien parte, en principio, de la vara de la agroecología.

Los proveedores son pequeñas familias que producen los vegetales de manera orgánica. En los casos en que no cuenten con acreditaciones que den cuenta de esto, son ellos mismos los que van a las huertas para verificar cómo se trabaja el cultivo.

La calidad de los alimentos que ofrecen cumple con los parámetros del movimiento Slow Food, cuyo objetivo es promover el acceso a una alimentación buena, limpia y justa. “Bueno viene del buono en italiano, que significa rico, sabroso, bien presentado, con una tradición alimentaria, con cultura, propiedades órgano eléctricas. Limpio es que sean buenas prácticas en la agricultura o buen trato animal. Y justo se refiere a que sea un precio adecuado para productores y coproductores, que es como llamamos a los consumidores porque son parte del circuito con su elección”, explica Perla.

La barra del lugar es el símbolo del cambio ya que, donde antes se servían tragos, ahora se exhibe una gran variedad de vegetales que llegan desde productores del Oeste y otros puntos del país. “Son ellos mismos los que los ofrecen porque se aprende mucho de la gente que conoce de la tierra. Y a los que no pueden venir, los ponemos en contacto con la persona que lo representa para que pasen conocimientos que luego transmiten a la comunidad”, explica Bobadilla.

Si bien el alma del mercado es la amplia variedad de verduras y frutas, también puede conseguirse masa madre, hierbas y tes, miel, aceite de oliva, pastas integrales y frutos secos. Además, se sumarán jabones, cosméticos y shampoo natural. También funciona como punto verde: la Asociación Civil Abuela Naturaleza recoge basura reciclable.

En relación con los precios aseguran que muchas veces los productos están más baratos que en una verdulería tradicional porque la venta es directa desde los productores. “Parte de la propuesta es que sea social, no queremos un consumo de elite. Para nosotros no es un negocio, sino un proyecto agroecológico”, destaca Herro.

Los protocolos en el contexto de la pandemia son totalmente estrictos y el amplio espacio permite que se respete el distanciamiento social. Colocaron una cabina sanitizante en la entrada, pasan de a pocos y el lugar donde se hace cola es al aire libre.

El mercado continuará funcionando luego de la pandemia junto con el resto de las actividades culturales, eventos y recitales que se desarrollan en Auditorio Oeste. También planean sumar clases y charlas sobre temas relacionados con la agroecología.

Mercado Buen Corazón Oeste abre los sábados de 9 a 16 horas en Rivadavia 17230, Haedo. Este sábado pegó el faltazo «de acuerdo a una situación ajena al proyecto y personal de los que llevan adelante el Mercado». «Nos vemos el próximo sábado 18 de Julio para seguir acercando alimentos agroecologicos, buenos limpios y justos», se informó

Fuente: Clarin y UM