El gobierno bonaerense asegura que «estamos en el ojo de la tormenta» y pide a los intendentes «no forzar actividades»

El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, pidió hoy a los intendentes del distrito «cumplir las normas» en torno al aislamiento social por la pandemia de coronavirus y «no forzar actividades» que el gobierno provincial no haya autorizado.

«No forcemos actividades porque la pandemia no está controlada: los contagios suben a una tasa de 33% y no hay que llegar a saturar las camas ni los respiradores», dijo Bianco en una conferencia de prensa junto al ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, y su segundo, Nicolás Kreplak.

El ministro coordinador pidió «cumplir las normas» a «quienes tienen responsabilidades de gestión», al referirse a actividades que algunos jefes comunales permiten en sus distritos sin habilitación de la normativa provincial o nacional.

Por ejemplo, en Tornquist, localidad del interior bonaerense, evaluaron la posibilidad de recibir a turistas provenientes de distritos que se encontraran en la fase 5 de aislamiento cuando ello no está autorizado.

En el sistema de fases dispuesto para los 135 municipios de la provincia «está establecido claramente qué actividades están permitidas y cuáles no», resaltó Bianco.

El jefe de Gabinete bonaerense destacó que se trabaja «muy bien» con la Ciudad, ya que «sería un error» que cada jurisdicción tomara un camino distinto con la cuarentena, y sostuvo que «hay que esperar unos días» para tomar nuevas decisiones.

En la CABA hay cierto optimismo con la disminución de la velocidad de la progresión de casos de contagios de coronavirus. «Los números volvieron a una meseta histórica», analizó hoy el ministro de salud porteño, Fernán Quiros.

Las declaraciones del funcionario van en sintonía con lo que viene trascendiendo en los últimos días con respecto a la mirada de CABA sobre la apertura de la cuarentena.

«Por el momento no hay vuelta atrás, nada indica aún que tengamos alguna modificación», asegura en la cartera de salud porteña.

La Provincia tiene una percepción distinta. «Lo que pasa de un lado del Riachuelo impacta sobre el otro distrito. Sería un error que cada uno siga un camino distinto», afirmó Bianco, esta mañana.

El gobierno de Axel Kicillof resalta la suba de casos en los últimos días y asegura que «si se dispara habrá que tomar medidas».

Esta semana irán evaluando la curva. «Si hace falta ir a un proceso de cierre se hará. No podemos relajarnos. Estamos en el ojo de la tormenta», insistió hoy el ministro. Así  dejó abierta la puerta a volver atrás en cualquier momento.