Juntos por el Cambio rechaza la reforma judicial que impulsa el Gobierno y tienta a Stolbizer para iniciar su «refundación»

Luego de que quedara conformada la Comisión de Asesores encargada de avalar las reformas en la Corte Suprema de Justicia que impulsa el gobierno de Alberto Fernández, dirigentes de Juntos por el Cambio acordaron este martes rechazar la ampliación del máximo tribunal. Y en esta nueva gesta republicana podría agrandar sus propios horizontes.

La Mesa Nacional de JxC plantea que la reforma no tiene otro propósito que garantizar la impunidad para Cristina Kirchner. La presencia de su abogado, Alberto Beraldi, como de abogados cercanos a Justicia Legítima y a Eugenio Zaffaroni, la aseguran a la vicepresidenta una minoría propia, en un comisión donde el peronismo tiene ascendencia propia.

La reforma judicial se encara, además, en un contexto insólito: pandemia, cuarentena, departamentos judiciales paralizados, juicios suspendidos pero causas contra funcionarios del gobierno anterior que van más rápido que nadie.

También sumó sus críticas la líder del GEN, Margarita Stolbizer, quien desde su candidatura presidencial en 2015 (por la renuncia de Hermes Binner) vio cómo se descomponían las alianzas que fue sembrando para sostenerse en la oposición durante el macrismo. Massa y Donda volvieron con el PJ. Y el PS quedó a la deriva tras perder en Santa Fe.

«Qué pasa si la Corte, en ejercicio de su independencia, arma una Comisión de magistrados notables para revisar cómo está funcionando el Poder Ejecutivo, y le avisan por los diarios?», cuestionó hoy la exdiputada desde su cuenta de twitter.

Casualidad o no, también tenía pautada una charla virtual con la mesa de Cambiemos de Hurlingham, que conduce el concejal en licencia Lucas Delfino (funcionario porteño). Por ese espacio pasaron el último mes Jorge Remes Lenicov, el primer ministro de economía del expresidente Duahlde (a quien le tocó hacer el trabajo sucio: salir de la convertibilidad), el economista Juan Carlos De Pablo y el ex gobernador mendocino José Octavio Bordón, fundador del Frente País (una de las patas principales del Frepaso, con el que rompió con el PJ para terminar aliado a la UCR en 1997).

Delfino es un referente hoy de Horacio Rodríguez Larreta y del exministro del Interior Rogelio Frigerio. Dos caras amigables del PRO con perspectivas a futuro, lo mismo que María Eugenia Vidal, aunque en este caso con perfil más bajo.

Hace pocos días, según informó ayer el diario La Nación, la exgobernadora (de buena relación con Stolbizer) realizó un encuentro virtual ex funcionarios bonaerenses y algunos legisladores propios. Trascendió que fue una suerte de «arenga de lo que viene», según palabras de uno de los participantes. Allí habló de la necesidad de «mantener la unidad» desde el rol de oposición, de realizar una «autocrítica» luego de la caída electoral y de avanzar hacia una «refundación».

Uno de los espacios con los que se busca confluencia es con el GEN de Margarita Stolbizer, que el año pasado jugó con Roberto Lavagna y se quedó con las manos vacías. Incluso las dos figuras quedaron muy distanciadas luego de los comicios.