Trabajadores de delivery protestaron en la Municipalidad Merlo ante la sucesión de asaltos, cada vez más violentos

Un grupo autoconvocado de repartidores de Merlo protestaron frente a la Municipalidad para pedir por seguridad, luego de se hicieran públicos asaltos que, no sólo se repiten, sino que ahora son cada vez más violentos.

Esta semana se conocieron dos casos por redes. En uno un repartidor recibió una golpiza por parte de los ladrones que se llevaron el dinero que llevaba con él y su moto. No era la primera vez que era víctima de la inseguridad este mes. Daniel fue entrevistado por el programa Telenoche (c13) y se quebró ante las cámaras.

Los repartidores se han vuelto el blanco de los delincuentes ya que son objetivos fáciles de atacar y suelen llevar dinero en efectivo de los productos que transportan. En un grupo de amigos, Daniel mandó un mensaje de audio tras ser víctima de un asalto en Merlo: “Muchachos me robaron, tengo una bronca, me hicieron mierda”.

En diálogo con Telenoche, el repartidor relató: “Hace poquito arranqué porque estaba sin trabajo. Es la segunda vez en el mes que me roban. El 4 de julio me robaron la moto y la plata. Ahora el lunes otra vez”.

“Se estaban por ir, y me pegaron una piña. Solo pude salvar el celular. Mirá como me dejaron el ojo. Pero la impotencia. Me dio mucha bronca en el momento. No por lo material porque se recupera. Sólo le pedí a mi viejo que me cuide. Porque yo no jodo a nadie, laburo y hasta ayudo a la gente que necesita. Es lo peor que me pasó, poder verla con un solo ojo y verla llorar. Es terrible lo que me pasó”, se quebró Daniel

Para finalizar, el joven repartido aseguró que tiene casi decidido vender su moto por la inseguridad y buscar otro trabajo: “No sé si voy a volver a trabajar, que voy a hacer después de que me recupere”, cerró.

La inseguridad en cuarentena parece haber aumentado, con más presidiarios a la calle y menos policías, por licencia o aislamiento, para cubrir el GBA. Esta semana Fernando Marino murió baleado en Adrogué.

El joven de 28 años, que hacía pocos días había emprendido un nuevo trabajo como repartidor, recibió un disparo en la axila desde el arma de uno de los dos asaltantes que quisieron robarle y murió poco después.

Antes de la protesta en Merlo, se conocieron más casos. «Lo interceptaron y le gatillaron en la cabeza. Afortunadamente, la bala no salió. La moto que robaron es una Gilera Smash color gris. Tiene caja de repartidor y su patente es AO3 6MJH. Hay $ 10.000 de recompensa. ES IMPOSIBLE TRABAJAR DE REPARTIDOR EN MERLO», publicaron en Twitter. Lo mismo sucedió en Virrey del Pino, otra localidad caliente.

Hoy las comunicaciones en redes sociales permiten mostrar la punta del ovillo, que se ocultaba en tiempos de Otacehé. Hoy se conoció que un hombre de 53 años fue gravemente herido de una puñalada en el abdomen cuando iba rumbo a su trabajo y se investiga si fue en medio de un intento de robo, en Merlo.

El hecho sucedió el pasado martes, cerca de las 5.30, cuando el hombre caminaba por las calles Curapayti y Gaboto, del barrio Alto de Merlo, y fue atacado por dos individuos.

El herido fue auxiliado por vecinos del lugar que alertaron a la policía, y luego fue llevado en una ambulancia del SAME al Hospital de Eva Perón, de Merlo, donde esta mañana continuaba internado en estado delicado.

Los investigadores judiciales de la UFI 4 de Morón a cargo de la investigación buscan testigos para identificar a los agresores, al tiempo que intentan establecer si la motivación del ataque fue un intento de robo u otra.