El PAMI inauguró el Hospital del Bicentenario para pacientes de Covid19 y el Presidente habló de la «metáfora del olvido»

Por videoconferencia, el Presidente, Alberto Fernández; el ministro de Salud, Ginés González García; y la titular del PAMI, Luana Volnovich, participaron de la inauguración del Hospital del Bicentenario de Ituzaingó, que funcionará para pacientes Covid19 bajo la órbita nacional y, más adelante, sería el centro de referencia para afiliados de la Obra Social.

«La historia hizo que Cristina lo dejara listo pero apareció una suerte de metáfora del olvido durante cuatro años y hoy recién podemos ponerlo en marcha», dijo Fernández, para beneplácito de su vice; del gobernador, Axel Kicillof; y del intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, quienes participaron en persona de la presentación del moderno edificio.

La obra tiene una larga historia de promesas incumplidas, mentiras y un contrato que fue reparado. Hoy se presentó como el primer hospital público del distrito. Además, contará con 21 respiradores para pacientes de Covid. Contará con 200 profesionales, 120 camas ordinarias y 120 camas UTI, pero por la misma urgencia que llevó al PAMI a terminar la obra dedicará la sala de internación exclusivamente a la pandemia. Después, será un centro exclusivo de PAMI.

Aunque deberá convivir con el sector que el Municipio inauguró en septiembre de 2019, donde está la guardia y los consultorios.

«El Hospital del Bicentenario de Ituzaingó estará dedicado a la atención de pacientes con COVID-19. Cuando pase la emergencia será un centro de referencia en la región, coordinado con la provincia y el municipio, para 2.500.000 habitantes de 10 localidades bonaerenses», publicó la obra social de jubilados y pensionados en sus redes sociales oficiales.

El edificio de Brandsen y Roca había sido visitado en los meses previos. Y en mayo se anunciaría la apertura en forma inminente por la pandemia. En julio del año pasado, bajo la gestión macrista de Sergio Cassinotti, se firmó un nuevo contrato por el cual el Municipio de Ituzaingó aceptaba hacerse cargo de 6000 metros cuadrados, en planta baja.

«Acá estamos con muchos intendentes. Estamos para acompañar, para ayudar. Para combatir el Covid, para trabajar por una argentina mucho más justa, soberana y feliz», expresó hoy Descalzo, primer y único intendente del distrito.

A su turno, Volnovich destacó: «Logramos en tiempo récord poner en marcha este Hospital, que va a tener 52 camas de cuidados generales que paulatinamente van a sumar más de 120. Con 20 camas de cuidados intensivos. Este hospital que anunciaron Néstor y Cristina se fue degradando y hoy tenemos un hospital para poner en marcha», expresó.

Kicillof evaluó: «Era una postergación». Una obra que le faltaba menos del 10 por ciento para terminarse estaba abandonada. Hoy estamos creando un futuro mejor. Esto es una deuda que también arreglaste, gracias Alberto», dijo.

El convenio original, firmado en 2012, establecía que el PAMI realizaría la obra en carácter de «comitente» y en el mejor los casos recibiría un espacio a cambio de la inversión. La intención, en ese momento, era que el predio fuera expropiado en favor de Provincia de Buenos Aires, que nunca se hizo cargo del emprendimiento: ni con Scioli, ni con Vidal. El proyecto, cuando se trató, terminó sin llegar a ser votado en Diputados por miedo a configurar otro ilícito.

Desde 2009 hasta 2019, el Municipio no tuvo hospital directamente. El viejo «Ramón Carrillo» había pasado a ser una salita apenas (cerró en septiembre pasado). No había carrera sanitaria entre el personal. Ni tampoco buen plan de emergencias. Y si llegó a este punto es porque el convenio original no llegó a investigarse a fondo. En parte trabó los avances por años. Denuncias de malversación de fondos de PAMI hubo, como con el resto de los hospitales del Bicentenario. La pandemia hizo que, en definitiva, tomen la decisión política de acabar algo que se prometió 17 años atrás.

El anuncio del Presidente de hoy cumplió con los protocolos de la política: Le echó tierra a la gestión anterior, sin importarle la historia reciente. En 20015 el Hospital del Bicentenario se inauguró falsamente, también por las elecciones. No sólo no tenía terminación de obra, sino que no se sabía siquiera quién lo podía equipar y administrar después.

Hasta el año pasado se especulaba que mantener semejante hospital requerían 600 millones de pesos por año, es decir el equivalente al presupuesto municipal genuino. El Municipio apenas si pudo mudar la guardia del hospitalito de Brandsen para habilitar, en septiembre pasado y en plena carrera electoral, la nueva sede, pero sin prestaciones complejas.

Curiosamente, esta obra del Bicentenario fue anunciada en 2009, en el marco de la epidemia de gripe H1N1, que no llegó a establecer una cuarentena, pero sí a mantener las escuelas cerradas un tiempo, mientras se adelantaban las elecciones. También corrían tiempos de crisis económica. El espacio para el hospital, no obstante, había sido comprado por el Municipio 6 años antes. Y en diciembre de 2003 el exgobernador Felipe Solá ya prometía levantar un materno, que es lo que el municipio más necesitaba. Eso deberá esperar. Pero por primera vez habrá camas de internación.